Benedicto XVI denuncia "la fuerza del poder y de la economía sin contar con Dios"

  • El Papa clausura ante 100.000 fieles el XXV Congreso Eucarístico Nacional en Ancona

El papa Benedicto XVI afirmó ayer en Ancona que ciertas ideologías se han encaminado a "organizar la sociedad únicamente con la fuerza del poder y de la economía, dejando de lado a Dios o tolerándolo como una elección que no debe interferir con la vida pública".

El Pontífice llegó ayer a Ancona, en la costa adriática italiana, para clausurar el XXV Congreso Eucarístico Nacional, que se celebró bajo el lema "¿Señor, hacia quién nos dirigiremos?. Eucaristía para la vida cotidiana, y en la que participó también el presidente de la Conferencia Episcopal Italiana, el cardenal Angelo Bagnasco. Benedicto XVI presidió una misa en el astillero de la ciudad italiana, ante unas 100.000 personas, incluidas familias de obreros que sufren la fuerte crisis en el sector y empresarios locales.

El Papa recordó en la homilía que "la historia nos demuestra dramáticamente, que el objetivo de asegurar el desarrollo, el bienestar material y la paz prescindiendo de Dios y de su Revelación se ha resuelto dando a los hombres piedras en lugar de pan".

Para Joseph Ratzinger, "el pan es el fruto del trabajo del hombre", pero "el pan es también y antes que nada, fruto de la tierra, un don que hay que pedir con humildad" a Dios "y que nos quita la soberbia".

El Santo Padre dijo que la Eucaristía "sostiene y transforma toda la vida cotidiana y nos aleja de nuestro individualismo".

"El que sabe arrodillarse ante la Eucaristía, quien recibe el Cuerpo del Señor -agregó- no puede no estar atento en el discurrir diario a las situaciones indignas del hombre".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios