Andalucía, por encima de la media de sentencias de condenas por violencia de género

  • El balance de la aplicación de la Ley contra la Violencia de Género dice que Balerares, Extremadura y País Vasco son las regiones donde hay más condenados.

Andalucía es una de las regiones que se sitúa por encima de la media de las sentencias condenatorias por violencia de género con un porcentaje ligeramente inferior al 80 por ciento del total de sentencias, según detalla el informa sobre el balance de aplicación de la Ley Integral contra la Violencia de Género.

El documento, que ha sido presentado hoy por la Ministra de Igualdad, Bibiana Aído, tras concluir el Consejo de Ministros revela que la región está ligeramente por encima de la media nacional de sentencias condenatorias --y que está situada en un 71,9 por ciento--.

Baleares, Extremadura y País Vasco son las regiones en las que más sentencias condenatorias se producen, frente a las absolutorias, por debajo del 20 por ciento. Mientras que en Madrid, Cataluña y Cantabria, además de las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla, las condenatorias se quedan en porcentajes cercanos al 60 por ciento frente a un 40 por ciento de absolutorias.

La cifra total en España asciende a 89.545 sentencias, de las cuales el 64.346 han sido condenatorias emitidas por los Juzgados de Violencia sobre la Mujer que existen en el país. Asimismo, del total de juzgados 366 tienen carácter compatible y 92, que serán los que haya cuando acabe el año, tienen carácter exclusivo.

En lo que respecta a las penas, en el conjunto del país, se han establecido más de trescientas mil penas contra los agresores, entre las que se encuentran 53.282 condenas a prisión. En la fase de instrucción de los casos se han adoptado más de 240.000 medidas, incluyendo más de 4.000 prisiones provisionales. La pena de prisión sigue una evolución ascendente en términos absolutos.

Con relación al número de homicidios, si bien en los dos últimos años se ha producido un aumento, la comparación del periodo anterior a la Ley con el posterior refleja que en conjunto se ha producido una disminución global del 8'7 por ciento, detalló el Gobierno.

Si se tiene en cuenta el aumento de población, comparando la media de la tasa de víctimas mortales por millón de mujeres mayores de quince años antes de la ley que es de 3,8 por ciento, con la posterior que es de 3,4 por ciento, también se observa que el número de mujeres asesinadas en relación con la población también es menor tras la Ley Integral, con un descenso del 10,5 por ciento. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios