Javi Varas, portero del Sevilla

"El de portero es el puesto de más cordura y frialdad"

  • Empieza la temporada con una sensación distinta, la de ser el portero titular tras haber desbancado a Palop, algo que reconoce que llegó a ver imposible.

Comentarios 4

-El portero titular del Sevilla, suena bien, ¿no?

-Sí, después de mucho trabajo llega lo que uno soñaba. Después de lo del año pasado he hecho una pretemporada muy buena y el míster me ha dado esta oportunidad. Nos lo dijo por separado y me comunicó que la Europa League y la Copa serían para Palop y para mí la Liga, pero que no era una decisión firme, sino una principal que podría variarse; según el rendimiento, mantendré el puesto o no. Estoy muy contento, es un paso muy importante para mí y siempre se hace la pretemporada con esa ilusión. Cuando lo supe, imagine lo que sentí y cómo empiezo.

-Es el premio al trabajo paciente en la sombra.

-Es el premio a la constancia, a no tirar nunca la toalla, a aprender de cada día e ir a entrenar con ilusión y no ir por la vía fácil, que hubiera sido buscar minutos fuera. Mi ilusión era jugar aquí y ser titular y esa paciencia y ese trabajo en la sombra me han dado frutos.

-¿Alguna vez llegó a pensar que sería imposible quitarle el sitio a un mito como Palop?

-Sí, durante estos tres últimos años, los dos primeros sí que lo veía muy difícil, e incluso valoré otras opciones, pensé que quizá no era éste mi sitio. El año pasado hubo un cambio importante en mí. Confíe en mis posibilidades y tuve un subidón fuerte de moral.

-¿Cree que partir por primera vez como titular puede agriar su relación con él?

-Yo no creo ni entiendo que tenga que pasar nada, son situaciones que se dan. Yo la soporté durante tres años casi y hay que llevarlo bien, creo que él trabajará como yo trabajé; no debe cambiar nada.

-La dirección deportiva descartó fichar a Douchez ante su crecimiento. ¿Cuál cree que fue el momento clave para esa confianza?

-Yo creo que cuando empecé a jugar con asiduidad el año pasado sí imagino que la dirección deportiva lo tendría en cuenta. Monchi me conoce desde hace mucho tiempo y mi progresión iba en aumento, creo que eso fue clave.

-Si echa la vista atrás, desde que empezó en el Nervión, el San José o el Alcalá, ¿qué ve o qué siente desde su actual perspectiva?

-Siento orgullo de haber pertenecido a todos ellos porque si no, no estaría aquí. Me siento orgulloso de todos los equipos en que he estado, de todos los compañeros que he tenido y de todas las situaciones que he pasado, porque todo eso me hace valorar lo que tengo. Si no hubiera pasado por esas situaciones, no habría llegado aquí. Estoy muy orgulloso.

-¿Siente ya el peso de la responsabilidad?

-No lo siento como un peso, lo disfruto; si fuera un peso, me metería una excesiva presión. Debo seguir con tranquilidad, confiando en mí y siendo positivo, así seguro que sale todo bien.

-Siempre se dijo que los porteros tienen algo de locos, pero usted parece muy centrado, nada alocado dentro y fuera del campo…

-Yo creo que es el puesto de más responsabilidad, de más cordura, de más frialdad en momentos clave. Se dice eso porque te tienes que jugar la cara, te juegas el físico al tirarte al suelo ante un rival. Se habla más de esa locura por fuera. Los chispazos los tenemos todos, los que me conocen lo saben, pero intento no llamar la atención, sino ser frío y tranquilo. Eso es algo que a la defensa hay que transmitirlo.

-Por ejemplo, no abusa de su buen manejo de la pelota con los pies...

-En el fútbol de hoy en día es muy importante el juego con los pies y yo, desde mi posición, intento dar continuidad al juego y dársela a los futbolistas de campo, que son los que saben. Tuve una época de recortes y esas cosas, pero es mucho riesgo. Lo principal es manejar bien el juego de pies, pero sin olvidar que eres el portero.

-¿Se ve levantando un título o haciendo historia con el Sevilla?

-Ojalá. Quiero disfrutar lo que estoy viviendo y si un equipo puede aspirar a títulos es éste, por la ambición de todos. Me quiero sentir campeón levantando un título, sería lo máximo.

-En el plano personal no se puede quejar, si no hubiera sido por la eliminación europea. ¿Le puede pasar factura anímicamente al equipo durante la temporada?

-No, creo que no. Se nos va a hacer raro no competir en Europa, porque el equipo está planificado para jugar domingos y miércoles. Fue un accidente y no podemos hacer más. La mejor forma de recuperarse es ganar como pasó ante el Málaga. Estamos en dos competiciones y vamos a aspirar al máximo en las dos.

-¿Y la afición? Puede surgir desencanto si llegan dos o tres resultados malos, ¿no?

-El domingo dio una muestra importante de que está con el equipo. La afición del Sevilla es sabia, está dolida, claro, porque fue un palo duro, pero sabe que el equipo se dejó el alma y que tiene la conciencia tranquila. La afición nos apoyó muchísimo y en ningún momento he dudado de su apoyo. Sé que nos van apoyar a muerte, porque creen en el equipo y el equipo también cree en ella. Tenemos que devolverle a la afición todo cuanto nos ha dado cuando las cosas no han ido bien. No me canso de decir que la afición siempre nos aporta muchísimo y hay que devolvérselo.

-¿Cómo está viendo el papel de Marcelino en el Sevilla? Había despertado mucha ilusión antes de ese palo europeo…

-Creo que ha encajado bien las piezas. El míster tiene claro lo que quería y un resultado malo no puede empañar el proyecto. El equipo va a crecer, estamos aún lejos de la mejor versión. Tiene las ideas claras, es un entrenador muy cercanos a todos los futbolistas y los tiene muy metidos a todos. Al final del año valoraremos su papel.

-La Liga cobra aún más importancia. ¿Es el Sevilla el mejor postor a ser el campeón de la otra liga?

-Fácil no va a ser, va a haber muchos equipos ahí metidos. Tenemos que ser muy fuertes en nuestro campo. Seguro que vamos a estar ahí en los primeros puestos, y habrá equipos que nos aprieten, pero si confiamos en nuestras posibilidades, en casa nos hacemos muy fuertes y logramos encajar pocos goles el equipo está capacitado para ser el primero de la otra liga. Estar a la altura de Madrid y Barcelona es imposible, pero hay que pelearlo, no dar nada por imposible. Si sales derrotado en esos campos, vas mal. Tal y como está el fútbol son los dos grandes favoritos y es una guerra muy difícil, pero repito que no hay que dar nada por imposible e ir paso a paso.

-La Copa también tendrá muchísima importancia…

-Al Sevilla se le da bien la Copa. En los últimos años hemos ganado dos y no recuerdo un año sin semifinales. Cuando llega hay un ambiente diferente en el vestuario porque le tenemos mucho cariño. Hay que aspirar a lo máximo, ir paso a paso. Así es como hemos llegado lejos en los últimos años.

-Uno de los capitanes es Negredo, ¿por qué cree que fue elegido?

-Fue una decisión de los antiguos capitanes. El míster dijo que quería uno más. Los cuatro anteriores por veteranía -Palop, Kanoute, Jesús Navas y Escudé- vieron esa posibilidad. Es un futbolista importante y lo han valorado los capitanes.

-Refrenda que se ha erigido en un líder y está incluso por delante de Kanoute como referencia ofensiva. ¿Puede ser su año?

-Seguro, Álvaro tiene un margen muy grande, no ha tocado techo y el año pasado lo demostró siendo el máximo goleador nacional y yendo a la selección campeona del mundo. Va a ser una referencia seguro. El primer año nadie daba un duro por él y yo ya dije que era el delantero del futuro. Entre él y Fredy hay muy buena delantera.

-Kanoute acaba de cumplir 34 años, ¿usted lo ve con la misma ambición y con la misma trascendencia en el equipo?

-Prácticamente igual. Parece que los años no pasan por él y cada año parece más bueno. El físico no perdona, pero con dos competiciones solamente va a competir a tope y no va a dejar de sorprender. Cada día que pasa es mejor.

-El mal del año pasado fueron los goles encajados y Marcelino quiere arreglarlo con solidaridad de todas las líneas, de todo el equipo.

-Sí, el primer día nos dio una charla sobre este asunto. Nos dijo que no nos ahorráramos una carrerita de dos metros, porque ésas son las que solucionan las papeletas. Y nos dijo que con esos números estaríamos lejos del objetivo y empezó a trabajar tácticamente ese aspecto. Seguro que va a mejorar, todos tenemos las ideas muy claras y sabemos que hay que bajar esos números.

-A veces se ha sido injusto con los defensas del Sevilla y hasta se dice que faltan centrales…

-Igual un delantero ha hecho una mala presión arriba o en la banda y la jugada termina en gol. Siempre se acusa al más cercano a la acción, pero hay que compartirlo todo, en las alegrías y en las penas. Cuando hay un gol también es de todo el equipo. La defensa es la línea que siempre se critica y a veces no es justo que se haga este análisis.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios