El deseo no es suficiente

  • El Sevilla no logra incorporar a Giovani al no poder convencer al Tottenham · Romaric, cedido al Espanyol y Bernardo, al Racing.

Comentarios 37

El mercado cerró y Marcelino se quedó sin su pequeño gran deseo, reencontrarse en el Sevilla con el mexicano Giovani dos Santos pese a que la predisposición de éste a recalar en el conjunto de Nervión era total y había una excelente sintonía entre ambas partes. Pero esto no es suficiente en el negocio del fútbol para que fructifique un negocio como el que pretendía el Sevilla. Para que ello ocurra, para que la incorporación de un jugador que pertenece a otro club se haga efectiva, tiene que darse que esta tercera entidad también entre en el acuerdo y que, a su vez, llegue a un entente con las otras dos partes, el jugador y el club que lo pretende.

En el caso de Giovani la postura del Tottenham ha sido inflexible y no ha aceptado ninguna de las fórmulas propuestas por el Sevilla, que hasta el último minuto aún mantenía esperanzas -aunque pocas, la verdad- de que los Spurs aceptaran una de las dos últimas ofertas remitidas al club del White Harte Lane, una en forma de cesión con opción de compra y otra de traspaso. En cualquier caso, las pretensiones de los gestores de la entidad londinense han sido desde el principio muy altas y ni la presión ejercida por el jugador logró rebajar la idea del Tottenham, que, según ha sabido este diario de fuentes cercanas a la negociación, pedía hasta ayer mismo 12 millones de libras por Giovani, al cambio, cerca de 13,6 millones de euros. Esa cantidad está muy lejos de lo ofrecido por el Sevilla en última instancia, propuesta que se movía en torno a los 5 millones de euros.

De cualquier forma, Marcelino ya llevaba unos días hecho a la idea de que no iba a contar con ningún delantero más, pues la consigna era Giovani o nadie y no fichar por fichar, más aún al quedar fuera de Europa. Sin embargo, a última hora corría el rumor infundado de que el Sevilla negociaba la cesión de Bartra (Barça), algo que se apresuró a desmentir su representante.

Sí sirvieron las últimas horas de frenéticas negociaciones antes del cierre del mercado para aligerar aún más una plantilla que este verano ha sufrido muchas bajas. Monchi cerró las cesiones de Romaric y Bernardo al Espanyol y al Racing, respectivamente.

Romaric pasó todo el día de ayer en Barcelona pendiente de las negociaciones, que finalmente quedaron acordadas en una cesión hasta final de temporada con obligación de compra (por algo menos de 3 millones, aproximadamente 2,8) al final de la misma si se dieran una serie de variables: que juegue un número determinado de partidos y que el Espanyol quede clasificado por encima de la zona baja de la tabla. Si se cumplieran, el Espanyol y Romaric ya han acordado un contrato de cuatro años de duración que se sumaría a la campaña que jugará cedido. Uno de los puntos más espinosos de la negociación fue la ficha que tiene Romaric en el Sevilla, que supera los 1,8 millones anuales. El jugador ha tenido que ceder algo y el Espanyol, a su vez, hacer un gran esfuerzo.

Mientras, Bernardo, que no convenció a Marcelino, se quedaba en el hotel de concentración del equipo en Lorca y no acudió al partido amistoso que jugó el Sevilla. Bernardo jugará un año en el Racing. Los problemas económicos han sido un hándicap este verano para la entidad que preside Francisco Pernía, a la que el Sevilla también cedió a Acosta. Por ello, una parte importante de la ficha de Bernardo correrá a cargo del Sevilla, una manera de sufragar también la reclamación que el club santanderino hacía en verano por Marcelino.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios