Perotti, jugador del Sevilla

"La Juve me halaga, pero debo darle más al Sevilla"

  • Perotti se siente en deuda con su club y agradece que no lo vendiera para devolver la confianza depositada en él · "Lo único que quiero es dar alegría a la gente", asegura.

-Otro año más, el tercero, la cuarta temporada...

-Sí, con el filial sería mi quinto año sumándolo todo. Vine con 18 años, tengo 23 y pasé toda mi adolescencia acá en Sevilla.

-¿Con qué energía y qué ambición empieza el nuevo curso?

-Con mucha. Al habermos quedado fuera de la Europa League, que no esperábamos, no nos queda otra que darlo todo durante la temporada para estar el año que viene sí o sí en Champions. Ya no nos vale ni la fase previa ni nada, tenemos que ir por el tercer puesto. Y la Copa también la pelearemos.

-¿Cómo se lleva eso de ver los partidos europeos por la televisión? ¿O no quiere ni verlos?

-Los miro, sí, y duele. Desde que llegué es la primera vez que nos va a tocar verlo por televisión. Es doloroso, pero somos los responsables y los primeros que queremos hacer una buena Liga y volver.

-El Sevilla rechazó 14 millones de euros por usted, se dice pronto...

-Siempre lo dije. Mi idea no era irme. Estoy acá en un equipo que pelea por las cosas de arriba, que cuando hace las cosas bien es un equipo a temer por los grandes. Gané una Copa del Rey y estoy muy contento. Pero si el club necesita dinero en el algún momento, que es lo que ha pasado por la pérdida económica de quedar fuera de Europa, nos podemos sentar a hablar y ver si a las partes les conviene la oferta. Mi idea es seguir.

-Pero, ¿cómo suena que la Juventus ofrezca tanto dinero por uno?

-Seguro que es lindo. Es un equipo importante, si bien no está haciendo buenas temporadas, es de primer nivel, de lo mejor de Italia. Me siento halagado, obviamente, pero sigo creyendo que puedo dar mucho más al Sevilla, que le debo mucho a este club y me gustaría, no sé si cumplir mi contrato, pero sí quedarme muchos años. Y si algún día llega una gran oferta y a mí en lo futbolístico me interesa, nos sentaremos a hablar.

-José María del Nido explicó que rechazó esa oferta porque lo considera un pilar del equipo. ¿Siente esa presión sobre su espalda?

-No, estando en este equipo la presión y la exigencia siempre existe. Se fueron muchos jugadores que marcaron una época y vinieron muchos nuevos. Quedamos de años anteriores sólo unos pocos y quizá es normal que lo vean así. La exigencia la voy a sentir siempre en el Sevilla, a este equipo siempre se le exigió, desde que subí. Y, evidentemente, quiero devolver esa confianza. Lo único que quiero es jugar bien, unas veces no se da, pero uno siempre quiere darle alegría a la gente, darlo todo, aunque sientas dolor al día siguiente.

-Se ha pasado del Sevilla de Daniel, Luis Fabiano y Kanoute al de Jesús Navas, Negredo y Perotti...

-No, no hay que resumir. En este equipo hay jugadores que ya han ganado mucho respeto y se han ganado un nombre. Jesús y Álvaro..., puede ser. Yo no sé si considerarme en ese grupo, me queda mucho por dar y ojalá pueda convertirme algún día en un pilar como pueden ser Fredy o Palop, o el mismo Jesús..., ser importante dentro del equipo y sentirme que ya soy un líder. Hoy por hoy me queda mucho para llegar a ese nivel.

-En cuanto a su forma física, ¿en qué porcentaje se encuentra? Le queda un poco, ¿no?

-Ahora me siento bien, la verdad. El partido de Hannover, la ida, fue en el que peor me sentí. Al no haber hecho pretemporada, me costó un poquito, pero ya empecé a sentirme muy bien, entrenándome me siento bien y los análisis médicos ratifican que estoy muy bien. Ya estoy perfectamente.

-La lesión que sufrió con Argentina en Nigeria el 1 de junio, ¿ha lastrado su preparación?

-En realidad me la hice contra la Real Sociedad, jugué con dolor contra Nigeria, empeoré y estuve más de un mes parado con el tobillo izquierdo. Fue un esguince difícil de curar, porque fue la sindesmosis (articulación tibio peronea) del tobillo. No es un esguince que se cure con el vendaje. No había manera de mantener el tobillo sin dolor y eso me empeoró. No hacer pretemporada complica, pero ya llevo entrenando mucho tiempo.

-¿La selección argentina es un reto particular?

-Bueno, ahora con Alejandro Sabella veremos. Pensé que iba a tener más chances y me tenían un poco olvidado. Pasé muy buenos momentos desde que llegué al Sevilla, he sido titular y me costó mucho ir convocado. Tengo que hacer las cosas doblemente mejor porque con lo anterior no alcanzo. Como pasó las dos veces que fui, tengo que ir dándolo todo en el Sevilla.

-A sus escasos 23 años, aún no se percibe su techo, ¿no?

-Uno siempre tiene cosas que mejorar. Hay gente al lado que te puede ayudar, tenemos un técnico nuevo que me va a exigir mucho más y me va a hacer crecer en lo futbolístico. Me queda mucho por darle a este club.

-Ya no compite con Adriano ni con Diego Capel, ¿es más difícil competir consigo mismo?

-No, bueno, está Emiliano Armenteros, que jugó incluso en Hannover. Manu del Moral también puede caer a la banda, Trochowski ha jugado en el Hamburgo en esa posición... Yo trato todos los años es sentirme importante dentro del equipo y sólo puedo conseguirlo entrenando bien. Hasta ahora me siento bien en los pocos partidos que hemos jugado. Sé que se me exigen asistencias, juego de ataque...; en Málaga pude dar una asistencia, en Villarreal me hicieron penalti... Pero puedo dar más. No me saldrán las cosas como yo quiero, pero yo siempre trato de ayudar y de dar lo mejor. Sé que no me puedo relajar, porque atrás hay gente, más que nada Emiliano...

-En sólo cuatro partidos se cuestiona todo, el sistema de juego, la actitud del equipo... ¿Es la lógica del fútbol o es que no tiene lógica?

-Bueno, sabíamos que una vez que se pitó el final con el Hannover y quedábamos fuera de la UEFA el año no iba a ser fácil, cada partido se nos va exigir ganar. Tocó el primer partido con el Málaga y muchos no tenían fe y jugamos bien y ganamos. En Villarreal es verdad que no jugamos bien, pero otras veces, en campañas anteriores, jugamos muy bien, creamos muchísimas situaciones y perdimos. El otro día nos tocó jugar mal y conseguir un punto. Si antes de empezar nos dicen que vamos a lograr cuatro puntos en estos dos partidos cualquiera lo hubiera firmado.

-Incluso se discute que el Sevilla juegue con dos extremos puros...

-Eso lo verá el entrenador. El sistema de juego puede variar, no creo que sea ningún delito. Es verdad que el Sevilla siempre jugó con dos extremos, con 4-4-2, pero el año pasado con Álvarez jugamos 4-3-3... Marcelino sabrá en qué momento debe modificar el equipo si no le gusta el juego. Nosotros nos adaptaremos a lo que nos pida.

-¿Qué está pidiendo Marcelino en la faceta ofensiva?

-Siempre pide que cuando uno de banda tenga el balón el otro debe cerrar hasta el área, para que no sean sólo los dos delanteros los que rematen. Les exige a los medios que lleguen, que sean un delantero más. Y eso está bien para crear posibilidades de tiro. No siempre hay que desbordar y tirar el centro, también se puede tirar una pared, combinar por dentro...

-¿Y el gol?

-Eso me lo exijo yo mismo. Es una faceta que tengo claro que he de mejorar. No hay nada más lindo que marcar un gol. Ojalá pueda tener más llegada, es algo que yo mismo quiero mejorar año a año. Sé que para ser un jugador de ataque tengo que firmar más goles.

-¿Le falta frescura cuando se ve tan obligado a defender?

-Si el equipo trabaja bien no hay necesidad de correr más. Cuando no nos acomodamos o nos precipitamos puede ser que corramos de más. A veces no hay que correr 70 metros para robar un balón, basta con 40. Con una buena ayuda o estando ahí no hay que hace falta robar el balón en el córner y subirlo al otro área. Es cuestión de ir conociendo el sistema. Estamos todos involucrados en ello.

-Frente al Málaga, dos robos suyos acabaron en los dos goles...

-Eso es algo que siempre nos pide, que cuando uno pierda el balón no te quedes parado y esperar a que tu compañero lo robe. Hay que presionar rápido y salir para el lado contrario, jugarla para la otra zona. Esto recién empieza, la Liga es muy larga y hemos logrado cuatro puntos con dos equipos de arriba.

-¿Alguna vez se cansó de fútbol?

-No, incluso cuando marcho a Argentina el mes de vacaciones me gusta entrenar, echo de menos jugar. Me gusta mucho. Levantarme todas las mañanas y salir a entrenar, venir al campo con esta gente... Me gusta mucho.

-Una vez sí lo dejó, estando en la cantera de Boca, ¿con qué edad?

-Fue una decisión mía, no me quisieron en ningún lado y me tuve que ir a jugar con mis amigos. Tenía 14 años. Esto es lo que amo y por lo que siempre luché. Estoy en una situación privilegiada. Son momentos duros que te fortalecen. Aquello me hizo darme cuenta de que el fútbol es lo que quería. Cuando llegué a Morón hice una prueba, apenas 20 minutos, y me dijeron que me quedaba, sentí una gran alegría, aunque fuera en Segunda B. Morón me dio la oportunidad.

-¿Y de vivir en Sevilla, lejos de su país, se cansa uno?

-Al principio cuesta. Tenía ofertas de Primera en Argentina, pero cuando me salió venir a Segunda con el Sevilla no lo dudé. Era mi sueño y nunca me arrepentí.

-¿Se ve mucho tiempo en Sevilla?

-Sí, sí. No hay día que dé un paso y no vea hermosa la ciudad. Y con el equipo me siento muy a gusto, hace tres años que estoy y desde el primer año jugué más de titular que suplente. Hay Perotti para mucho...

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios