VIERNES santo · los barrios / Tarifa / Castellar

La lluvia acorta el Viernes Santo

  • El mal tiempo obliga a recoger antes de tiempo las procesiones en Los Barrios y Castellar. Tarifa declina salir para evitar graves daños a la talla del yacente

¡Los cargadores del Santísimo Cristo de la Buena Muerte de Los Barrios, poco después de iniciar su salida procesional. ¡Los cargadores del Santísimo Cristo de la Buena Muerte de Los Barrios, poco después de iniciar su salida procesional.

¡Los cargadores del Santísimo Cristo de la Buena Muerte de Los Barrios, poco después de iniciar su salida procesional. / Nacho Marín

LA temida aparición de la lluvia, poco antes de las diez de la noche, obligó a suspender los desfiles procesionales en Los Barrios y Castellar dos horas después de haberse iniciado mientras que en Tarifa, ante las poco halagüeñas previsiones, la hermandad del Santo Entierro acordó no arriesgar su patrimonio. Tanto una como otra decisión, la de salir y tener que volver apresuradamente o la de quedarse en el templo, fueron entendidas y asumidas por los devotos aunque no sin ocultar su decepción por no poder ver al completo el recorrido de las imágenes.En Tarifa, la cofradía del Santo Sepulcro y Nuestra Señora de las Angustias se vio forzada a suspender su desfile procesional del Viernes Santo sin pisar la calle. Numerosas personas entraron en el templo de San Mateo para escuchar un breve oficio a los dos pasos de esta entidad, constituida en el siglo XVIII, y que destaca por su sobriedad.

La cofradía tenía previsto estrenar este año para la Virgen la cinturilla de terciopelo negro con pasamanería plateada y espejitos, un encaje antiguo de punto de aguja, del siglo XIX, así como los faldones para el paso del Señor.

En Los Barrios, la hermandad del Santísimo Cristo de la Buena Muerte y María Santísima del Mayor Dolor demostró un año más su entrega a un Viernes Santo en la Villa que arrancó a las 20:00 con la salida de los dos titulares desde la puerta lateral de la parroquia de San Isidro Labrador. El Cristo, exornado con claveles rojos, y la Virgen, con claveles blancos, iniciaron su recorrido junto a la agrupación musical Maestro Infantes de la localidad.

Numerosas personas se congregaron en la Plaza de la Iglesia para ver salir a los dos titulares y acompañar los primeros metros de su recorrido. Desde ahí, el cortejo siguió el itinerario habitual en Los Barrios, salpicado de bellos momentos cofrades, saetas desde varios balcones y recogimiento. La procesión se vio sorprendida por un chaparrón al filo de las diez de la noche. En un primer momento no parecía mucha lluvia, pero al incrementarse la cantidad, la hermandad dio la vuelta y volvió apresuradamente hacia San Isidro, dos horas después de haber iniciado su recorrido.

En Castellar de la Frontera salieron a la calle dos de las tres imágenes que procesionan cada Viernes Santo. El Nazareno y el Santísimo Cristo de la Almoraima comenzaron su recorrido este año sin la Virgen de las Angustias por falta de cuadrilla de cargadoras. Las dos tallas comenzaron su desfile pero se vieron obligadas a volver a la parroquia del Divino Salvador con la aparición de la lluvia. Ya en el templo, el párroco hizo un pequeño oficio religioso que fue seguido por las personas allí congregadas, algunas con gesto compungido.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios