La lluvia impide a La Borriquita realizar su primera Levantá

  • La Cofradía algecireña abre las puertas para que el público vea sus dos pasos ya preparados para hoy · Los evangelistas San Juan y San Marcos, restaurados

El mal tiempo impidió ayer que la Hermandad de la Borriquita pudiera llevar a cabo su Levantá, una tradición que lleva realizando desde que en 1981 la cofradía se reorganizó. El acto, previo a la procesión de hoy Domingo de Ramos, suele reunir a un importante número de público que en esta ocasión tuvo que conformarse con ver los pasos en el interior de los locales Salesianos.

La junta de gobierno decidió no sacar las imágenes al patio. Eso, sí se abrieron las puertas para que los asistentes pudieran ver y fotografíar a Nuestro Padre Jesús del Amor y a María Santísima de la Alegría. El hermano mayor de la cofradía, Jesús Álvarez dirigió unas palabras.

Los dos levantadores encargados eran Francisco Yllescas (del paso del Cristo) y José Manuel Triano, hermano mayor de la Buena Muerte que ostentaba esa labor con motivo del 75 aniversario de la Archicofradía del Carmen (paso de la Virgen). Álvarez explicó que al no haber podido salir, los dos se mantendrán para el año próximo.

La Levantá surge en su día como un acto familiar "en el que se reunían a modo de convivencia y se probaban en el patio los pasos con las flores y el peso real". Poco a poco se sumó más gente hasta que "se ha convertido en un acto institucional de la semana Santa de Algeciras". Asisten familiares, amigos, vecinos del barrio. Cada año, el acto se le dedica a dos personas. Mientras, ahora queda mirar al cielo de cara a la procesión de hoy domingo.

Precisamente, el Ayuntamiento entregó ayer a la cofradía las imágenes de dos evangelistas. Se trata de San Juan y San Mateo, que han sido restaurados por el equipo del Museo Municipal, encabezado por Yolanda Oliva. Son dos de los cuatro evangelistas que lleva el paso del Cristo. En el acto estuvieron presentes el hermano mayor y el vicehermano mayor de la cofradía, José María Pizarro y por parte del Ayuntamiento, los concejales Pilar Pintor y Jacinto Muñoz así como la directora del Museo Municipal.

Durante seis meses se ha trabajado para devolverlas a su estado original, eliminando suciedad y cera, reponiendo partes rotas como la pierna de uno de los ángeles o los dedos de una de las figuras. También se ha realizado el resane de las piezas y restaurado la policromía. Esta obra se atribuye al escultor sanroqueño Luis Ortega Bru.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios