Los Barrios-La Borriquita

Los jóvenes de La Villa, fieles a la Borriquita

  • Cientos de fieles en la plaza de la Iglesia esperan la primera salida procecional

Comentarios 2

Nadie quiso perderse la primera salida procesional en Los Barrios. El sol se abrió paso entre las nubes para una tarde primaveral y con calor, el que procesaron a la Borriquita y a la Virgen de la Estrella los cientos de personas, muchísimos de ellos jóvenes que se congregaban en la plaza de la Iglesia a la espera de su salida. Durante la mañana el oficio religioso de palmas y olivos -que partió como es tradicional desde la residencia de ancianos hasta el templo-, supuso el preludio de siete días de devoción y sentimiento en La Villa.

Momentos antes de la hora fijada, el director espiritual de la hermandad, Fernando María Campos Rosa, se dirigió a los fieles, muchos en la iglesia, para rezar una Padrenuestro, un Ave María y leer un breve pasaje bíblico sobre la alegría que significa la entrada de Cristo en Jerusalén.

Llegó el momento, todos los penitentes en fila, los niños -cada año más en esta procesión- iban vestidos de hebreos, así como un gran número de mantillas blancas. Todo estaba listo y llegó el momento de descorrer el pestillo y la puerta lateral del templo giró sobre sus goznes , asomándose el sol tímidamente al interior de la Iglesia.

La Cruz de Guía y los dos faroles ya estaban en la calle. Momentos antes, en el interior los costaleros del Cristo realizaron la primera levantá, la primera también de esta Semana Santa, que el capataz Javier León dedicó a los propios costaleros y a la hermandad que una año más volvía a pisar la calle, un acontecimiento que un cofrade espera todo el año.

Primero, el paso de la Borriquita salvó el dintel guiado por sus capataces, con los primeros aplausos ya en la calle. Con maestría, la maniobra para salvar el giro puso al Cristo encarado hacia la Plaza de la Iglesia al son del himno nacional.

Mientras, la Virgen hacía también su primera levantá aún en el templo, con la emoción contenida de las jovencísimas costaleras, algunas a la espera de un posterior relevo no podían aguantar las lágrimas.

Media hora después La Estrella salía a la calle para reunirse con el pueblo. Bellamente engalanada con delicadas flores y con el sol que acompañaba su bello paso, se vivieron estampas bellísimas ayer en La Villa.

El cortejo enfiló la calle Mayor con un Jesús que entraba triunfal en cada una de las calles del recorrido, seguido por la Banda de Cornetas y Tambores de Nuestro Padre Jesús Nazareno de Alhaurín de la Torre. Detrás, la Virgen acompañada por la Banda Municipal de Música. Cientos de personas en los balcones y puertas de las calles Rosario, Palma, Santísimo y Cervantes, donde el cortejo llegó pasadas las siete de la tarde para recogerse en su templo, rozando las 22:00 horas.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios