Semana Santa

La cofradías de barrio lucen con elegancia

  • El Señor de Medinaceli congrega a miles de fieles en una jornada de protagonismo compartido con Oración en el Huerto y Abandono

  • Los vecinos se vuelcan con sus hermandades más populares

La Línea vivió ayer un Miércoles Santo lleno de esplendor gracias a la bondad meteorológica, que permitió que las tres hermandades de barrio que procesionaron desde distintos puntos de la ciudad lucieran en sus extensos recorridos. Pero con el permiso de las cofradías del Sagrado Corazón y de San José, la hermandad del Medinaceli fue la que más fieles congregó. En este caso las promesas que siguen al Señor Cautivo y Rescatado son las que marcan el día que abre las jornadas más intensas de la Semana Santa linense.

Amor y Oración

La hermandad de Nuestro Padre Jesús en la Oración en el Huerto y María Santísima del Amor abrió en el barrio de San José la intensa jornada cofrade. En una tarde soleada y con un gran ambiente por toda la barriada, el paso de misterio, arropado por un buen número de nazarenos, avanzaba entre la multitud hacia la carrera oficial. Este año la escena que representa la oración de Jesús en el huerto de los olivos estrenaba dos ángeles. El acompañamiento musical corrió a cuenta de la Agrupación Musical Nuestra Señora de la Victoria de Arahal (Sevilla).

A continuación, el palio de la Virgen del Amor, acompañado por un numeroso grupo de pequeños acólitos y bajo los sones de la Banda Sinfónica Amando Herrero, de Algeciras.

Abandono y Mayor Dolor

La hermandad del Santísimo Cristo del Abandono y Nuestra Señora del Mayor Dolor se fundió un año más con la los fieles de Los Junquillos y La Colonia, desde donde antiguamente salía la imagen del crucificado y donde sigue siendo muy venerado. A la salida no cabía un alfiler a las puertas de la parroquia del Sagrado Corazón, adonde el cortejo tenía previsto haber regresado a las 4:00 en un larguísimo recorrido.

El sobrio paso del Crucificado, cuya imagen impresiona, estrenaba este año un juego de dos jarras y presentó mejoras en la orfebrería, con una alpaca sobre los respiraderos laterales.

El palio de Nuestra Señora del Mayor Dolor presentaba como novedades las bambalinas laterales, diseñadas por José Rojas y confeccionadas en el taller de bordados de la propia Hermandad. Además, la Virgen estrenó saya, con diseño de Fran Valdivia y realizada por José Antonio Fernández Núñez.

El acompañamiento musical corrió a cargo de la Agrupación Musical Jesús Caído y Virgen de la Amargura de Ceuta, para el Señor, y la Banda de Música Municipal de Paterna del Campo (Huelva) para la Virgen.

Cautivo y Trinidad

El Medinaceli salió en último lugar para completar un Miércoles Santo con protagonismo de las hermandades de barrio. Pero su devoción va más allá de la barriada de Santiago y muestra de ello era el aspecto que presentaba toda la calle Jardines. El Señor Cautivo salió con esplendor desde la parroquia bajo los sones de Costalero, magistralmente interpretada por la Agrupación Musical Santa María la Blanca, de Los Palacios (Sevilla). La complicada revirá nada más salir del templo la realizaron con maestría los costaleros, buen guiados por los capataces, sin detener una chicotá que levantó muchos aplausos.

Al Señor se le unieron en su salida una gran cantidad de promesas, tradición que cada año va a más. A continuación, y tras otro número importante de nazarenos, el palio de María Santísima de la Trinidad procesionaba con el acompañamiento musical de la Asociación Musical Álvarez Quintero, de Utrera (Sevilla).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios