Medinaceli

Noche de promesas en la Villa

  • El público acoge la salida del Medinaceli y La Paz en medio de un absoluto silencio

El silencio acompañó anoche en la Villa la salida de Nuestro Padre Jesús Cautivo Medinaceli y de María Santísima de la Paz. Los hermanos habían pasado la tarde mirando al cielo de soslayo con la esperanza de que la lluvia, que horas atrás había truncado la salida en Algeciras, no llegase a la localidad. Y así fue. Pese a la tarde plomiza, la caída de la noche aportó el recogimiento necesario.

Hombro con hombro, el público esperaba agolpado en el Callejón de Martín, considerado el mejor ángulo para ver la salida por la puerta lateral del templo de San Isidro. Dentro, los costaleros se ajustaban el fajín mientras que las promesas se preparaban para acompañar al Cautivo. La primera levantá, por los que ya no podían estar presentes con el Cristo.

Apenas pasaba un cuarto de hora sobre las nueve cuando el Cristo ya pisaba la calle Santísima Trinidad. El silencio que hasta el momento se vivía dentro y fuera del templo quedó roto por el sonido de la banda de cornetas venida desde Málaga. El giro hacia la Plaza de la Iglesia resultó igualmente medido y preciso.

El olor a incienso comenzó a invadir nuevamente la nave central de la iglesia mientras que los costaleros encaraban a la Virgen, paso a paso, meciendo el palio, con la puerta. El último ajuste antes de la siempre delicada maniobra para salvar la angostura de la puerta. Justo antes de que el palio atravesara el umbral, el capataz de la Virgen no pudo ocultar su emoción: "¡Y no va guapa!". Una retórica para la que no hacía falta ni se esperaba respuesta. El silencio de los presentes sirvió como aprobación a la par que señal de respeto hacia la difícil y precisa maniobra.

El himno nacional a cargo de la Banda Municipal de Música de Los Barrios rompió de nuevo el silencio. El delicado crujir de los varales del palio pasó a ser el sonido mientras que el olor a incienso y el calor de la cera derramada metros antes del paso del Cristo ya tomaban la calle Mayor. Un año más, una salida brillante.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios