La Línea sí tendrá desfiles

LA Línea tendrá desfiles procesionales esta Semana Santa. El Consejo Local de Hermandades y Cofradías, tras anunciar en la madrugada del sábado que no habría procesiones por falta de seguridad, dio ayer marcha atrás debido a la presión social y dejó esta decisión en manos de las cofradías. Hoy saldrán a procesionar las hermandades de la Borriquita y la Flagelación.

A las doce del mediodía de ayer una 200 personas se concentraron en la plaza de la Iglesia para reclamar al Consejo que diese marcha atrás en su decisión, algo que también pedían algunos hosteleros preocupados por la repercusión de que no hubiera procesiones. Ángel Sánchez, miembro de la Borriquita se dirigía a los presentes para pedir el apoyo del pueblo de La Línea: "Vamos al Consejo para decirles a las hermandades que puede contar con nosotros y que La Línea necesita sus pasos en la calle. Si una hermandad se siente arropada por el pueblo está segura en la calle".

Ese grupo de personas fue aumentando y estuvo respaldado por agentes de la Policía Nacional y varios policías locales que regularon el tráfico. Al pasar por la jefatura de la Policía Local, 52 de cuyos agentes están de baja de una plantilla de 111, lo que ha impedido montar el dispositivo que requieren los cortejos procesionales, algunos de los manifestantes comenzaron a proferir insultos como "Mercenarios", "Cabrones" o a "A trabajar". A este respecto, el Consejo emitió anoche una nota de prensa expresando su respeto por los trabajadores municipales y desmarcándose de estos gritos e insultos contra la Policía Local.

A la llegada a la sede del Consejo había 400 personas. "¿Dónde está la alcaldesa?", "Un bote, dos botes, del PSOE el que no bote" o "Los sinvergüenzas, que den la cara" fueron algunas de las frases que se escucharon. Un amplio dispositivo del Cuerpo Nacional de Policía estaba en la zona. Los miembros del Consejo permanecían en el interior de la sede, donde ofrecieron una rueda de prensa.

El vicepresidente del Consejo, Carlos Cuadrado, fue el encargado de dar lectura a un comunicado. "Sean las primeras palabras para solidarizarnos con los trabajadores municipales que reivindican el cobro de las ocho nóminas pendientes pero también manifestamos el sentir de estar condicionados y utilizados por parte de la Policía Local", señaló.

Hubo bastantes reproches del Consejo a la falta de apoyo que asegura haber recibido por parte de las instituciones local, provincial y autonómica a las que aseguraron que han pedido ayuda para solucionar el conflicto de seguridad ciudadana surgido en La Línea.

Tras repasar cómo han transcurrido los últimos días y las reuniones mantenidas con el Ayuntamiento, el Consejo dio a conocer por qué decidió primero en la madrugada del jueves que hubiese procesiones: "Tras someter a debate los pros y los contras, teniendo en cuenta incluso la situación precaria de la economía de nuestra ciudad y la repercusión desastrosa que tendría en la hostelería y el sector comercial; tras valorar el riesgo que supone echarse a la calle sin garantías de corte de tráfico, de presencia policial en la calle y de posibles altercados de orden público promovidos por enfrentamientos y provocaciones, las hermandades decidimos correr el riesgo y buscar voluntarios que asumieran competencias que corresponden a otras instituciones".

Sin embargo, explicó que el viernes surgieron noticias "alarmantes y desalentadoras que presagiaban cambios. El número de vallas que se había garantizado se reduce drásticamente hasta hacer inviable el corte de las calles; los miembros de Protección Civil previstos se reducen al aumentar las bajas en la Policía Local; los conos para impedir el aparcamiento tras la retirada de vehículo desaparecen y se nos garantiza el uso de una única grúa. Además, se nos informó de la imposibilidad de garantizar el corte y acompañamiento de las hermandades del extrarradio y la retirada de vehículos solo en algunas calles; se nos sugiere que nosotros mismos elaboremos los distintivos para los chalecos de tráfico para nuestros voluntarios, y un sinfín de cosas más que hacen nacer la alarma en la junta permanente".

El Consejo también explicó que el viernes por la tarde estableció conversaciones con la alcaldesa, Gemma Araujo, y con el presidente local del PP, Alejandro Sánchez, para que mediaran ante la subdelegación del Gobierno "e intentar remediar esta situación de caos, e inseguridad y de pocas garantías para nuestras hermandades en las calles pero todas las puertas a las que se llamó permanecieron cerradas. Desde ninguna institución se nos hizo caso, viéndonos solos y desamparados".

Por ello, argumentó que en la madrugada del viernes cambió de opinión y decidió que no hubiera procesiones. Sin embargo, algunas hermandades presentaron ayer alegaciones basándose en sus estatutos, por lo que el Consejo decidió romper ayer el acuerdo que había adoptado solo unas horas antes, dejando la última palabra a cada hermandad. Y es que según algunos cofrades con los que habló este diario, sólo una orden del Obispado, o la lluvia, pueden impedir que las hermandades salgan a la calle.

La alcaldesa, Gemma Araujo, ofreció horas después una rueda de prensa en la que agradeció el esfuerzo del Consejo Local para que finalmente haya procesiones en La Línea, así como la colaboración del Cuerpo Nacional de Policía y la Guardia Civil "y a los trabajadores municipales que no han caído enfermos y que están en las mismas dificultades que otros, que sin embargo han utilizado su reivindicación para boicotear una celebración religiosa tan esperada como la Semana Santa".

Araujo afirmó que hace un mes no podía prever que el número de bajas en la Policía Local fuera de 52 y aseguró que en los últimos días se han producido 17. "El Ayuntamiento ha incumplido por las bajas ya que con estas cifras era imposible mantener el dispositivo de seguridad requerido", dijo.

La regidora recriminó la actitud "insolidaria" de estos agentes que, según afirmó, daña la imagen de la Policía Local y de La Línea, al tiempo que elogió la valentía de los agentes que siguen trabajando. En este punto aseguró que estas bajas no son fortuitas y que obedecen a una medida de presión de los agentes por el retraso de sus nóminas, aunque anunció que el lunes remitirá el listado definitivo a la Inspección Médica y que llegará hasta las últimas consecuencias en el caso de que dichas bajas no estén justificadas.

Araujo añadió que el Ayuntamiento ha puesto todo lo que está en sus manos para garantizar la seguridad de los desfiles procesionales y anunció que el Consistorio suscribirá mañana un seguro de responsabilidad civil para que los hermanos mayores estén cubiertos en caso de que se produzca algún incidente, una póliza que dijo que pagará y firmará mañana porque la compañía "no se fía del Ayuntamiento". Por último, dijo que ha dejado en manos del Consejo la decisión de que los miembros del equipo de gobierno participen o no en los cortejos si las hermandades entienden que su presencia puede causar problemas y dijo que la Semana de Pasión "no es momento para reivindicar el pago de las nóminas".

Cuando fue preguntada por si delegará la concejalía de Seguridad Ciudadana afirmó que no y añadió que la seguridad en la ciudad está garantizada gracias al apoyo del Cuerpo Nacional de Policía.

52

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios