Amor y Esperanza

La Esperanza no puede salir a la calle

  • Nazarenos y costaleros reciben con lágrimas la amarga noticia

Comentarios 1

San Bernardo llevaba un año esperando a ver a la Esperanza lucirse en el Viernes Santo, acompañada del Cristo del Amor, pero no pudo ser. La lluvia impidió que la cofradía realizase su estación de Penitencia.

Los lamentos de La Atunara llegaron pronto a la iglesia de San Bernardo, donde la junta de gobierno se reunía minutos antes de la salida, prevista para las siete de la tarde, para tomar una decisión ya que en ese momento la lluvia caía fina y constante.

Nazarenos y costaleros eran congregados a reunirse en el templo, mientras que la banda de cornetas y tambores de Santa Bárbara y el resto de los fieles esperaba en la puerta de la casa hermandad y en las inmediaciones del barrios. Pasada la hora de la salida, la incertidumbre se convirtió en certeza. El Cristo del Amor y la Virgen la Esperanza no podían realizar su estación de Penitencia.

Las lágrimas asomaron a los ojos de los nazarenos y las cuadrillas de costaleros que, tras la decisión, se abrían paso entre la muchedumbre que se guarecía de la lluvia bajo los paraguas y esperaban a que se abrieran las puertas de la casa hermandad para ver las queridas imágenes del barrio de San Bernardo, una de las que más devotos tienen, especialmente la de María Santísima de la Esperanza.

La hermandad no tenía previsto sacar estrenos este año pero la Virgen iba a desfilar con ropa en color plata, lo cual no suele ser habitual.

La cofradía de San Bernardo tiene uno de los recorridos más largos de la Semana Santa linense, junto con la Hermandad del Abandono de Los Junquillos y el Cristo del Mar.

El escultor sanroqueño Luis Ortega Bru fue el encargado de tallar el bello rostro de la Esperanza, cuya imagen data de 1951, mientras que el Cristo del Amor es obra del sevillano Manuel Hernández León que realizó la talla en el año 1994.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios