tratamientos

Nuevas vías para frenar el riesgo de ictus y embolias

  • Los 'stents' recubiertos de fármaco de segunda generación confirman sus beneficios terapéuticos a largo plazo · Un estudio español avala su mayor eficacia y seguridad.

Los posibles sustitutos del Sintrom, el popular nombre comercial del anticoagulante oral acenocumarol que toman 800.000 españoles, han sido una de las estrellas científicas del recién concluido Congreso de la Sociedad Europea de Cardiología, ESC-2011. Como subrayó en París el presidente de la Sociedad Española de Cardiología, Carlos Macaya, sus positivos resultados en el estudio Aristotle (Aristóteles en inglés), ya en su decisiva fase 3, los han confirmado como una seria alternativa terapéutica para la prevención del ictus o la embolia sistémica en pacientes con fibrilación auricular.

En esta ocasión el protagonista ha sido apixaban -uno de los aspirantes a la sucesión del acenocumarol-, que en el citado ensayo clínico ha salido más que airoso de la comparación con warfarina, un anticoagulante que viene a ser el hermano anglosajón del Sintrom y pertenece a la misma familia de antagonistas de la vitamina K. En la amplia investigación (1.034 centros de 39 países, incluida España, y 1,8 años de seguimiento) que alcanzó a 18.201 pacientes con fibrilación auricular y al menos un factor de riesgo de sufrir un ictus, apixaban superó con claridad a warfarina al reducir un 21% más el riesgo relativo de ictus, un 31% el de sangrado mayor y un 11% el de mortalidad.

Los datos del estudio, coordinado por dos Institutos de Investigación Clínica (Duke, de Durham-Carolina del Norte, y Uppsala de esta ciudad sueca), son significativos porque los anticoagulantes tradicionales se han demostrado eficaces durante décadas en la prevención de embolias e ictus. Su mayor pega es que exigen controles frecuentes para ajustar la dosis -lo que incomoda al paciente y sobrecarga el sistema sanitario- y que pueden registrar interacciones farmacológicas o incluso alimenticias.

De ahí la búsqueda de sustitutos sin esas limitaciones, que ya ha dejado algunos candidatos, como el dabigatrán etexilato -un inhibidor directo de la trombina que bloquea a esa enzima clave en la formación de coágulos o trombos causantes de infartos e ictus-, o como rivaroxaban y el citado apixaban, que pertenecen a la familia farmacológica de inhibidores del factor Xa de la coagulación. El dabigatrán, aprobado ya en Estados Unidos, lo ha sido recientemente en la Unión Europea para la prevención de ictus y embolia sistémica en pacientes con fibrilación auricular no valvular; en España está indicado para la prevención primaria de tromboembolismo venoso tras cirugía ortopédica programada de cadera o rodilla. En cuanto a una indicación anticoagulante más amplia, Macaya ve más problemas económicos (el Sintrom apenas cuesta 3 euros al mes, y los nuevos fármacos rondarían los 150 euros) que científicos, donde ya hay "experiencia suficiente". Otro tema destacado en este ESC-2011 han sido los stents recubiertos de fármaco para su liberación prolongada, sobre los que habían surgido dudas tras algunos datos sobre riesgos de trombosis del stent después del primer año. En París, esas dudas se han disipado para los stents recubiertos de segunda generación. Estos, que utilizan el fármaco everolimus en lugar de paclitaxel o sirolimus, han mostrado en un estudio suizo-holandés una tasa muy inferior a cuatro años de esa grave complicación. Otro estudio, el Examination coordinado por el cardiólogo del Clínic barcelonés Manel Sabaté, ha confirmado la eficacia y seguridad de los nuevos stents en el mundo real de la clínica.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios