HUGH THOMAS. HISPANISTA

"Los españoles se toman la política demasiado en serio"

Hace más de cuarenta años que este historiador británico, formado en Cambridge y la Sorbona, miembro de la Casa de los Lores, se dio a conocer internacionalmente con su libro La Guerra Civil española. Desde entonces ha mantenido constante su mirada sobre el universo hispano, con títulos como La conquista de México, Goya y el 3 de mayo de 1808 y Una historia de Cuba. Ahora trabaja en el segundo tomo de su historia sobre el Imperio de España en la época de Carlos V: desde el regreso de Magallanes hasta la muerte del emperador. Trabaja con documentos custodiados en el Archivo de Indias y ésa es la razón por la que viaja con relativa frecuencia a Andalucía.

¿Qué le atrae tanto de España?

Los españoles viven con una mezcla de informalidad y ceremonia, como si estuvieran en el siglo XVIII. Pienso que ese es el secreto de la vida en España. Ustedes saben cómo disfrutar de una merienda, o una cena, mucho mejor que nosotros los ingleses.

Pero ustedes son los maestros del té.

El té no es nada. Es una importación de la India o la China. Yo soy hombre de café.

¿Le aburre lo británico?

Inglaterra tiene mucho positivo, pero hemos perdido el arte de ser anfitriones.

Aquí nos gusta mucho recibir.

Tanto que inventaron la tradición de ofrecer almuerzos sin estar aquí. Es lo que hacía el Duque de Osorno, un personaje retratado por Goya.

¿Dejaba solos a sus invitados?

Siendo embajador de España en Rusia, el duque organizaba almuerzos en Sevilla para sus huéspedes, aunque él personalmente estaba en Moscú o San Petersburgo. ¡Lo mejor es que encima les hacía pagar!

Curioso anfitrión.

En este punto, debo aclarar que los españoles son muy generosos. Para ustedes la amistad es algo muy importante. No tienen nada que ver con los franceses.

¿No?

La frase favorita de un francés es: Je suis désolé monsieur, mais c´est imposible [Lo siento, señor, pero es imposible].

Se nota que prefiere lo español.

Ustedes están manejando con agilidad, muy bien, un pasado que es bastante importante. Y la comida es mucho mejor que en otros sitios. Sobre todo el pescado.

Le alabo el gusto.

La adaptación de este edificio, un palacio del siglo XVI, como sede de una fundación [la Fundación Lara], puede ser un símbolo de lo que ha pasado en España.

¿Se refiere a la modernización?

Agrada comprobar que éste es un país muy europeísta, en el que incluso la derecha ha aceptado que Europa es importante para su futuro.

¿Y cuál es nuestro pecado?

Quizás sea que se toman la política demasiado en serio.

¿De ahí la crispación?

Creo que hay menos crispación ahora que hace ocho años. Oí la palabra por primera vez en la última etapa de Felipe González, antes de llegar el Gobierno de Aznar.

¿Tal vez hay un exceso de política?

La televisión apoya la politización. Es mucho más difícil para una persona que no tiene partido que sus puntos de vista sean recogidos.

En el ecuador de la campaña electoral. ¿Cuál es su quiniela?

Obviamente eso es algo que no puedo desvelar.

¿Tiene algún favorito entre los líderes recientes?

Semprún.

¡Ése no es tan reciente!

Soy amigo de Fraga. Me impresionó mucho Eduardo Serra, al que conocí cuando era viceministro de Defensa con Felipe. Y soy amigo de Fernando Morán, con el que no comparto opiniones, pero que es muy buena persona.

¿Por qué propone al Príncipe como mediador en Cuba?

Es una idea. Conozco Cuba bastante bien, tiene muy buena gente y sé que Cuba necesita una transición.

¿No ayudaría más el Rey?

El Rey es popular allí, pero tiene demasiadas cosas que hacer en España. Además, desempeñar un papel en Cuba ayudaría al Príncipe a afianzar su posición en la vida española.

¿España ha perdido peso en Iberoamérica?

España juega un papel muy destacado en la vida cultural de América del Sur. Todos los escritores importantes, con mucho peso en sus respectivos países, como Mario Vargas Llosa, García Márquez o Carlos Fuentes, tienen a sus editores y agentes aquí.

¿Cómo ve la institución monárquica?

La restauración de la Monarquía es bastante reciente. La gente piensa que Juan Carlos ha jugado un papel positivo, pero hablamos de la persona, no de la institución. La gente se dice juancarlista, más que monárquica.

¿Se imagina una España de nuevo republicana?

No tengo tiempo para este tipo de fabulaciones.

¿Kosovo puede servir de precedente a vascos y catalanes?

Pienso que no. España no tiene nada que ver con la situación derivada del desmembramiento de la antigua Yugoeslavia.

¿Qué pasará con ETA?

Creo que ETA casi ha terminado su trayectoria. Sus líderes están en la cárcel y la idea de que se puede alcanzar la independencia a través de la violencia ha sido un fracaso.

Defiende un monumento a todos los caídos de la guerra...

Escribí un artículo al respecto. Esperanza Aguirre me llamó después de leerlo y me dijo que tenía todo su apoyo para esta idea. Nadie más me ha llamado.

¿Qué es lo más inexplicable de la guerra civil?

Es muy difícil explicarse la violencia de los primeros días de la guerra en ambos lados. No puedo entender la crueldad de algunos oficiales del Ejército, ni la de los oficiales de las filas anarquistas.

¿Cómo describiría lo que ocurrió?

Actuaron sin ningún sentido del humor. Lo perdieron por completo.

Etiquetas

03660630

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios