Pregunte a los expertos

El consultorio: sobre herencias, besos y tartamudeo

Comentarios 1

«Tengo un problema con mi pareja que me preocupa desde hace bastante tiempo. Llevo varios años con él y, desde el comienzo de la relación, no me gusta cómo besa; no consigo compenetrarme con él a la hora de besar como sí recuerdo que me pasaba con otros chicos (con bastante menos amor que el que siento por mi pareja). A él parece no afectarle. No sé si es que los hombres le dan menos importancia a los besos que las mujeres. Cuando le he hecho alguna referencia sobre el tema me dice que él siempre ha besado muy bien, que no entiende que veo mal yo. ¿Qué falla?». Loli.

La clave me la das con las primeras palabras de tu pregunta “tienes un problema con tu pareja” Desde el principio de los tiempos, el beso ha sido una forma de expresar cariño y amor. El tipo de beso es tan variado como las relaciones personales que tengamos: cariño, ternura, y por supuestos amor y pasión, que es al que te refieres.

Besar es un arte y también un punto de partida para descubrir si gozamos de química con quien lo compartimos. Hay besos que vuelven locos a los hombres y hombres que, al besar, conquistan a las mujeres. Atraídas por hombres deseados, muchas mujeres se han desencantado simplemente por un beso. Una de las partes más sensibles del cuerpo humano es el área de la boca, específicamente los labios. En ellos se encuentran receptores muy sensibles, los cuales tienen la capacidad de discriminar de manera minuciosa todo lo que toquen: su ternura, su calor, su humedad, su sabor. Cuando dos personas se atraen, esperan con mucha ansiedad el momento en que se puedan besar. El contacto entre los labios induce a un estado de plenitud y entrega total, cerrando los ojos para abandonarnos y gozar de la intimidad, es la mejor forma de saber lo que el otro siente. Para algunos, besar bien es una ciencia que se aprende.

Como bien dices, el beso es el preámbulo de una relación amorosa más íntima. Según como vaya el beso, podemos intuir como terminará la historia. Debemos empezar descubriendo la esencia misma del besar y su significado. Si tu pareja no se recicla y no te da lo que necesitas… se apagara el fuego. MANUEL LÓPEZ DOÑA. Profesor de Sexología de la Universidad de Cádiz.

«¿La actual legislación permite desheredar a un hijo? En caso de que el padre no quiera dejarle nada, ¿es posible desheredarlo?». Juan E.

El Código Civil establece una porción de bienes, de la que la persona que hace el testamento no puede disponer en su herencia libremente por haberla reservado la ley a determinados herederos (herederos forzosos), entre los que se encuentran los hijos. Esta porción hereditaria se denomina legítima, y consiste en las dos terceras partes de los bienes que componen la herencia. La tercera parte restante es la de libre disposición, cuando hay herederos forzosos, y es la única que el testador puede dejar a cualquier persona que considere oportuno.

Sin embargo, es posible desheredar a un hijo si se dan tanto los requisitos que establece el artículo 853 del Código Civil, concretamente, haber negado alimentos al padre o haberle maltratado ó injuriado gravemente, como los que establece el artículo 756 del mismo texto legal, esto es, que el hijo hubiera sido condenado por atentar contra la vida del padre, que hubiera acusado falsamente al padre de algún delito grave, ó que con violencia hubiera obligado al padre ha hacer testamento, cambiarlo ó anularlo.

Así, por la desheredación, el testador tiene la facultad de privar, si hay causa fundada y suficiente, de sus derechos a los hijos, siendo por tanto el medio para castigar infracciones graves de orden familiar. Es importante advertir que la desheredación sólo puede hacerse en testamento, expresando en él la causa en la que se funde (artículo 849 Código Civil). SOLEDAD BENÍTEZ-PIAYA. Abogada socia responsable de Zarraluqui abogados de familia en Málaga.

«Mi hijo tiene 8 años y, desde hace uno, ha empezado a tartamudear. Eso ocurre a raíz de un cambio de domicilio. Me pregunto si puede que sea una reacción de ansiedad a la nueva situación que está viviendo. ¿A qué especialista podría llevarle? Aconséjeme». Carmen G.

El tartamudeo puede ser una reacción de ansiedad, siendo el posible origen la mudanza que usted comenta. La terapia con un psicólogo o logopeda es recomendable siempre que el problema se presente durante varios meses. Como consejos generales le recomiendo que se esfuercen en relajar el entorno familiar, no dando mayor importancia o prestando excesiva atención al problema. Lo importante es que el menor no perciba más tensión que la sufre ya, ni mayor recompensa en forma de cuidados o interés extra. Elegir un momento a lo largo del día para relajarse y hacer ejercicios que aumenten su confianza es una buena estrategia. Pídanle que hable con la voz más baja, utilizándose a sí mismos como ejemplo. Siéntanse frente a él y disminuyan la velocidad de su habla, solicitándole que les imite a continuación. No intenten completar la expresión del niño, ni quieran adelantarse.

Como problema que acompaña a éste pueden encontrarse con que el niño evite hablar en público o con gente con la que no tiene mucha confianza. No deben forzarle a ello, pero tampoco deben sobreproteger. Si ven que comienza a repetir, se bloquea o prolonga en exceso el sonido vuelvan a los ejercicios de relajación. Inspirar profundamente, pedir que estire los brazos o que se levante pueden servir como estrategias para romper la dificultad con la que se encuentra. Acudan al profesional para que les oriente. En pocas sesiones notarán avances muy importantes. JOSÉ MANUEL AGUILAR CUENCA. Psicólogo clínico y forense.

Etiquetas

03660630

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios