Los vecinos de El Palmar se unen para intentar evitar nuevos derribos

  • Más de 400 personas recorren en manifestación el centro de Vejer para exigir la regularización de sus viviendas · Los concentrados responsabilizan al alcalde del retraso en la aprobación del PERI

"Queremos soluciones, no demoliciones", "El Palmar no se tira", "Tenemos derecho a un techo", "Regularización, no demolición" o "El Palmar unido jamás será vencido" fueron algunas de las consignas que ayer se lanzaron al aire por las calles vejeriegas, y que protagonizaron más de 400 personas que protestaban por la situación que padecen sus viviendas en El Palmar, muchas de ellas con expedientes de demolición a punto de concluir, lo que puede convertir en escombros dichos inmuebles como ha ocurrido la pasada semana con una vivienda y una pizzería.

Tras dos pancartas en las que se decía Vecinos de El Palmar dispuestos a urbanizar el PERI, y Regularización sí, demolición no, la muchedumbre quiso expresar la "indefensión" que a su entender sufren por los nuevos derribos que se prevén en la zona.

José Matas, uno de los portavoces de la gestora que servirá para crear la plataforma vecinal, exigía acogerse al Plan Especial de Reforma Interior (PERI) de El Palmar aprobado hace un año, estando dispuestos ellos mismos a financiar la urbanización de la zona. Por ello piden a las distintas administraciones que les informen de la situación del PERI y de las posibilidades de poder ellos mismos financiarlo. Aunque pudiera verse como una manifestación de ilegales, Matas definió la protesta como "un grupo de vecinos que pretenden que sus viviendas sean regularizadas y evitar el derribo de más casas". Y es que existe casi un millar de expedientes abiertos, muchos de ellos con órdenes de demolición o con importantes sanciones económicas.

Entre los manifestantes estaba Manuel Altamirano y su mujer Beatriz Pérez que están a la espera de una fecha para que entre una excavadora en su propiedad y les tire la casa como le pasó la pasada semana a Francisco Rosado. Como ese vecino ellos llevan pagando desde hace más de un lustro la contribución urbana y tienen enganche de luz como cualquier otra vivienda. Altamirano reconoce la situación de ilegalidad de su construcción, aunque no comparte lo que hace unos días le expresó el alcalde, Antonio Jesús Verdú, que le dijo "que me iban a tirar la casa abajo, y que dentro de equis tiempo la puedo volver a hacer, ya que se revalorizará el terreno". "Eso no es lógico porque si se puede regular, ¿por qué la echan abajo?", inquirió.

La protesta, que se desarrolló sin incidencias, concluyó en la plaza anexa al Centro de Salud, donde se dio lectura a un manifiesto en el que, entre otras cosas, se decía que los vecinos de El Palmar "hemos estado dormidos, ilusionados o simplemente engañados durante más de seis años, el tiempo que hace que en una asamblea el Ayuntamiento nos dijo que en seis meses, o a lo sumo un año, el Plan de El Palmar estaría terminado y podríamos construir nuestras viviendas de una manera legal, así como la posible regularización de las casas".

También se dijo que "estaríamos ciegos si no quisiéramos ver la realidad de El Palmar al final de 2007, el cambio que ha sufrido de ser una pedanía agrícola a convertirse en una referencia turística que sí se han preocupado nuestros políticos de promocionar". Y se añadía que "estamos en el cuarto mandato en el que nuestro Ayuntamiento está gobernado por el mismo partido (el PSOE) y sólo podemos pensar en la falta de voluntad política e incapacidad para desarrollar el PERI".

Los vecinos han creado una plataforma denominada Vejer por el desarrollo con la que pretenden "servir de interlocutores" ante el resto de administraciones.

03597591

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios