los efectos del temporal 'emma'

Un tornado causa importantes daños materiales en Puerto Sherry

  • Las rachas huracanadas de viento entraron por la noche por el faro de este enclave portuense y originaron destrozos en coches, barcos, edificios y establecimentos hosteleros

Comentarios 1

El paso de la cola de la borrasca 'Emma' y de la nueva ciclogénesis explosiva que viene tras ella resultó desastroso ayer para El Puerto y para Jerez pues ambas localidades sufrieron vientos que fueron tremendamente fuertes (huracanados) en puntos concretos de su geografía local. El momento más crítico se produjo por la noche, en torno a las 21 horas, cuando un tornado entró con virulencia por la zona del faro de Puerto Sherry arrasando con todo lo que se encontraba a su paso. Así, la estampa que presentaba anoche este enclave portuense incluía vehículos apilados unos encima de otros, y daños estructurales de consideración en muchos edificios y establecimientos hosteleros de la zona, además de en buena parte de las embarcaciones atracadas en el muelle. Al cierre de esta información, efectivos de la Policía Nacional, de la Policía Local y del cuerpo de Bomberos analizaban los daños en este enclave de Puerto Sherry para evitar males mayores.

Pero este tornado de Puerto Sherry no fue ayer una excepción ni en la provincia, ni en el municipio portuense. Testigos presenciales aseguraron incluso que pequeños tornados de vientos huracanados ya cruzaron El Puerto en dirección hacia Jerez por la mañana, causando múltiples destrozos. En la playa de Las Redes, por ejemplo, los paneles del chiringuito volaron y fueron a parar al club, situado en altura y a decenas de metros.

En Jerez, por su parte, todo se inició a las seis de la mañana, cuando numerosos árboles comenzaron a desplomarse por el referido 'eje imaginario' que conecta las inmediaciones de Picadueñas con la zona de Hipercor. Fue en esta línea donde se concentró la mayor parte de las actuaciones de los bomberos, que ayer afrontaron una de las jornadas más duras en lo que va de año junto con el turno de noche de la Policía Local de Jerez, que acabó "absolutamente exhausto".

Así, desde las seis de la mañana a las cuatro de la tarde (diez horas) asumieron un total de 18 servicios de los que 17 estuvieron directamente relacionados con el fuerte viento y la lluvia, que también cayó sobre la ciudad, de cinco de la madrugada a nueve de la mañana, dejando a su paso 17,7 litros. La Policía Local asumió por su cuenta casos menores como retirada de ramas de pequeño tamaño y señalización de zonas peligrosas.

Las intervenciones más numerosas fueron los desprendimientos de grandes ramas o la caída de árboles sobre la calzada. Una de las más graves tuvo lugar en la calle Caldas (lateral del Sherry Park) donde uno de los árboles del jardín del hotel se derrumbó afectando a la estructura de una cercana discoteca. Los bomberos recibieron el aviso de forma casi inmediata, a las 6:34 horas. En ese mismo momento se recibía otro aviso por la caída de un árbol en la plaza del Caballo y, poco más tarde, se daba a conocer que otro, en este caso un ciprés que crecía junto a la muralla de la calle Muro, se había precipitado sobre la calzada. La calle tuvo que ser cortada por agentes de la Policía Local, que además retiraron las ramas que cayeron en la cercana glorieta de Manuel Azaña, junto al colegio público de Educación Primaria Luis Vives, que sirve de acceso a las barriadas de Picadueña Alta y Baja.

La avenida Alcalde Álvaro Domecq fue el epicentro de las actuaciones, buena prueba de ello es que a las 7:48 horas tuvieron que actuar además en el Parque Capuchinos, donde cayeron ramas desde gran altura. Más casos de árboles caídos o ramas desprendidas se dieron en la alameda Cristina (a las 11:40 horas), en la plaza del Mercado (12:03 horas), avenida del Carrascal (zona de Montealto, a las 12:37), así como en la avenida de Andalucía (a las 16:20 horas). También atendieron los casos de dos árboles en peligro de desplome en avenida Nazaret (14:00 horas), y la caída de un pino de grandes dimensiones en San Joaquín (calle Contadora) que se precipitó sobre un turismo que quedó con el techo totalmente aplastado.

A todo ello se unieron varias salidas para retirar restos de fachadas que amenazaban con caer al vacío.

Nuevamente se actuó por este motivo en dos edificios de la avenida Domecq, en la calle Ursulinas (zona del residencial El Bosque), así como en la calle Ídolos, bocacalle de la Porvera, donde hubo incluso que apuntalar un edificio. Otra labor desarrollada por los bomberos fue la evaluación de riesgos tras el azote de los vientos huracanados tanto en la finca El Altillo, donde se encuentra el restaurante 'Universo Santi', como en la calle Caldas tras el desprendimiento del árbol ya referido sobre una discoteca.

Hay que añadir otros servicios tales como las labores de relleno de tierra que debieron afrontar los efectivos del Consorcio Contraincendios y los agentes de la Policía Local en la calle Camino de Albadalejo por el hundimiento de una acera.

03597591

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios