"No hay suficientes controles en las viviendas turísticas ilegales"

De izquierda a derecha: Luis López, Ricardo Veiga, Mercedes Lainez y Valeria Roccella, integrantes de la asociación Cádiz Aloja. De izquierda a derecha: Luis López, Ricardo Veiga, Mercedes Lainez y Valeria Roccella, integrantes de la asociación Cádiz Aloja.

De izquierda a derecha: Luis López, Ricardo Veiga, Mercedes Lainez y Valeria Roccella, integrantes de la asociación Cádiz Aloja. / joaquín pino

La primera asociación de propietarios de viviendas con fines turísticos de la provincia, Cádiz Aloja, ya está legalmente constituida y ayer se presentó ante los medios. Actualmente la integran los 17 socios fundadores, aunque según su presidenta, Mercedes Lainez, ya han recibido numerosas solicitudes de posibles nuevos socios.

Esta entidad tiene como objetivos agrupar a los propietarios de viviendas con fines turísticos, velar por los intereses del colectivo y promocionar Cádiz como destino de calidad. Antes del decreto 28/2016 de la Junta de Andalucía, que regula el alquiler vacacional como actividad turística, este tipo de alojamiento se encontraba en una situación de alegalidad, si bien ahora y, tras la entrada en vigor del decreto, todo aquel que no regularice su vivienda puede ser sancionado con un multa económica.

Cádiz es la tercera provincia andaluza con mayor volumen de inmuebles turísticos

Según la asociación, en la provincia ahora mismo hay unas 3.000 viviendas legalizadas destinadas a este fin, pero el número de las que no están regularizadas "es imposible de conocer". No obstante, la secretaria de la asociación, Valeria Roccella, indica que "probablemente sean el doble. Es algo que no podemos saber al no estar registradas". Este es el principal problema que se encuentra el sector: la competencia desleal y el daño que hacen los propietarios de estos inmuebles al cometer irregularidades, ya que puede afectar al resto de viviendas que sí cumplen con la legalidad.

La presidenta de Cádiz Aloja sostiene que "tenemos constancia de que no hay suficientes controles" por parte de las autoridades, pero también reconoce la complejidad del proceso, ya que solo se puede actuar "si hay una denuncia del cliente o si se comete algún error y por ese error llega hasta la Administración". No obstante, advierte que "ya han sido sancionadas algunas, pero ha sido porque el mismo huésped ha denunciado algún aspecto y entonces se ha detectado".

Mercedes cree que lo adecuado sería que el turista, cuando compruebe que el apartamento que ha alquilado no tiene número de registro de la propiedad "lo ponga en conocimiento de la autoridad, porque para él es una seguridad". Esa diferencia es para ella "un emblema de calidad".

Entre las razones que pueden llevar al dueño de un inmueble a no regularizarlo está el miedo a ser más controlado por parte de Hacienda, aunque en este sentido Mercedes explica que este listado pertenece a la Junta y no tiene que ver nada con la Administración central y, además, "Hacienda lleva haciendo inspecciones desde hace muchos años y si alguien estaba defraudando, lo lleva haciendo desde hace tiempo".

Según el reglamento, no se pueden tener más de dos viviendas en un radio de un kilómetro, "precisamente para que no entren grandes empresas en este tipo de alquileres". Por ello el perfil tipo de propietario de estos inmuebles legales son "personas que necesitaban un sustento económico para seguir viviendo y pagar su hipoteca, y también personas que, o bien son de Cádiz y viven fuera, o aquellas a las que les gusta mucho una ciudad en concreto y compraron una casa, pero solo la utilizan cuando vienen ".

Ahora mismo la provincia es la tercera en volumen de apartamentos con fines turísticos tras Málaga y Sevilla, aunque desde la asociación Cádiz Aloja consideran que "somos un destino de moda que no para de crecer". Por ello auguran un buen futuro a esta actividad económica que, señalan, ha crecido bastante en los últimos años sobre todo en las localidades de costa.

03597591

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios