El primer día de huelga de Comes amanece con 28 lunas rotas

  • Unas 400 personas se manifestaron en Cádiz y acusaron a la empresa de "negociar con la seguridad de conductores y usuarios" · El comité instó a la Junta a retirar la concesión del servicio a la compañía

Comentarios 3

Durante las primeras horas de la mañana de ayer, primer día de huelga en Transportes Generales Comes, incontrolados cuya identidad se desconoce rompieron a pedradas 12 lunas de ocho autobuses de la compañía, informaron fuentes de la empresa. Fue en las líneas de Puerto Real, Chiclana y El Puerto, en algunos casos con viajeros dentro. Estos episodios también alcanzaron hasta al menos 16 cristales de unos once autobuses urbanos de la capital gaditana, de la empresa Tranvías Cádiz, San Fernando y Carraca, perteneciente también a la Fundación Octavio Comes. Miembros del comité de empresa aseguraron que esos actos vandálicos "nada tienen que ver con la representación de los trabajadores, con ellos o con los sindicatos convocantes de la protesta". Un portavoz de la compañía también denunció el bloqueo de la salida de autobuses de las cocheras y el retraso de la salida de al menos dos vehículos de largo recorrido. Antes de que arrancase la manifestación de los trabajadores hubo cortes intermitentes del tráfico en el Puente Carranza.

"Con la seguridad no se negocia" fue ayer por la mañana uno de los lemas más coreados por los trabajadores, que se manifestaron durante más de tres horas durante el primero de los cinco días de huelga convocados para estos Carnavales. Los paros de 24 horas prosiguen hoy, mañana y el sábado y el domingo del próximo fin de semana.

El fracaso del diálogo con la empresa con el fin de desbloquear las negociaciones del convenio colectivo dio al traste, al filo la medianoche anterior, con la esperanza del comité de llegar a un pacto de mínimos que hiciera posible la desconvocatoria de la huelga. Y fue precisamente la regulación de jornada la que, a última hora, hizo inviable un acuerdo, pese a la mediación del delegado y el secretario de la Consejería de Empleo en Cádiz.

"Perdonen las molestias, pero estamos aquí por su seguridad, porque nuestra empresa nos obliga a hacer jornadas maratonianas de 12 horas", decía por megafonía un miembro del comité a los usuarios que esperaban en una de las paradas. De hecho, un portavoz de los trabajadores instó a la Consejería de Obras Públicas y Transportes a retirar a Comes la concesión del servicio público o a que le haga cumplir con la ley. El decreto que regula la jornada establece que ésta no puede superar las 10 horas, incluidas en ellas todo el tiempo que se está trabajando.

La manifestación se desarrolló con pocos incidentes reseñables, salvo el lanzamiento de huevos a varios autobuses y a la sede de la compañía en la Plaza de la Hispanidad y un cambio inesperado de itinerario en la mitad de su recorrido que provocó una airada protesta ante la Subdelegación del Gobierno. Posteriormente, la marcha hizo una parada ante el Ayuntamiento de Cádiz.

Portavoces sindicales dijeron a este periódico que, aunque ahora es difícil, siempre es posible reanudar el diálogo. Sin embargo, el director de Comes lo vio inviable en el contexto de la huelga.

Un trabajador pierde entre 75 y 90 euros por cada día de paro.

03597591

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios