Un familiar de la anciana explica que "la gente piensa siempre que a él nunca le va a pasar"

  • El sobrino de la víctima, bombero de profesión, relata cómo actuar en una emergencia

Fernando, bombero de profesión y familiar de la fallecida, explica lo que pudo pasar: "Es necesario que la gente lo sepa, la gente siempre piensa que a él nunca le va a pasar. Pero tienen que saberlo. El fuego no atraviesa las puertas. Es conveniente colocar una toalla húmeda por abajo y esperar la ayuda. La gente debe saber lo que hay que hacer en estas situaciones y me gustaría que este dolor que tengo por dentro no lo pase nadie sabiendo lo que hay que hacer. No le pasa al vecino, le puede pasar a cualquiera. Las puertas cerradas aíslan. También es mejor un calentador de aceite que uno de barras. No conseguí que mi madre me hiciera caso, decía que no calentaba. A cualquiera le puede suceder esto". Fernando estaba hablando cuando sólo unas pocas horas antes se había encontrado a su tía desvanecida, muerta, en el fin de la escalera, a nada de haber podido salir al oxígeno. María perdió la vida porque desde el piso de arriba, donde se encontraba con su hermana, cogió el teléfono y llamó a los bomberos. Esa llamada, esos instantes, fueron crucialesý y la puerta de esa habitación estaba abierta.

Vemos los otros dos dormitorios del piso superior. Tenían la puerta cerrada. Ocurre lo mismo que en la habitación de Antonio. En sus camas se apilan los peluches de los nietos, absolutamente intactos. Sonríen en mitad de la desolación. Fernando dice que no quiere salir en la prensa, pero "por favor, contad cómo se salvan las vidas cuando hay un incendio". Eso pidió. Y eso hacemos. Un hermano suyo es policía local. No estaba de servicio esa maldita madrugada, añadieron sus compañeros, muy apesadumbrados por el suceso.

03597591

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios