Las escuchas telefónicas del caso indican que nadie quería matar a Angie Corona

  • El militar, novio de la menor, llamó a su padre para que ella se presentara en una comisaría de Madrid

La semana pasada, nada más levantarse el secreto de sumario del caso de la desaparición de Angie, la niña de 13 años de El Puerto, la Policía Nacional emitió un comunicado de prensa en el que informó de los pormenores del rescate de la menor así como de su firme convencimiento de que los implicados en el asunto iban a matarla. De forma textual, el comunicado oficial señalaba que: "Se aprecia con claridad que el desenlace final, de no haber tenido éxito la acción policial, podría haber sido francamente dramático, ya que conforme avanzaban los días y la presión policial se intensificaba, la responsabilidad penal de todos los que han participado en el ilícito se agravaba y podrían haber intentado hacer desaparecer de manera definitiva a la menor".

No obstante, este periódico ha podido saber que las escuchas telefónicas del caso indican que los supuestos implicados en la desaparición no iban a matarla. Al contrario: su intención era que 'apareciera' y se personara ante la Policía.

De hecho, la noche anterior a que la menor fuera hallada, bajo llave, en una vivienda en Alicante, de la que fue rescatada con ayuda de los bomberos, el joven militar con el que, según los padres de Angie, ella mantenía una relación, Óscar O. M., de 24 años, llamó a su padre para decirle que era preciso que Angie viajara esa misma madrugada hacia Madrid, para personarse allí en una comisaría.

La transcripción de esa llamada, que figura en el sumario del caso, indica que el joven quería que ella 'apareciera ya', que compareciera ante los agentes y que volviera a su casa, según distintas fuentes consultadas por este diario. De la escucha telefónica practicada por los agentes del caso se deduciría, además, que la menor no quería retornar a casa con sus padres. Y es que el padre, Guillermo O.V., llegó a comunicar a su hijo que el día anterior la menor le había dicho que quería irse a un centro social. Sin embargo, el militar le replicó entonces a su padre que le dijera a Angie que se lo pensara al menos, y que aceptara volver a su casa si los padres retiraban las denuncias y él no resultaba implicado.

Después de esta llamada, que, según ha podido saber este diario, tuvo lugar sobre las 21 horas del 25 de agosto, Óscar era detenido por la Policía. Tras ello, él comunicó dónde estaba la menor, tras lo que fue hallada en Alicante mientras se practicaban las primeras detenciones.

En total, de los nueve detenidos por la desaparición de Angie, a los que se les acusa de, entre otros delitos, de detención ilegal, cinco permanecen encarcelados. Se trata del supuesto novio de la menor, y su madre, detenidos en la provincia; y del padre del militar, la pareja sentimental de éste y un hermano del progenitor y tío del joven, arrestados en Alicante. Los cuatro restantes apresados, otros dos familiares del joven y dos compañeros suyos del cuartel, fueron puestos en libertad con cargos por la autoridad judicial. Al joven se le imputan, entre otros delitos, detención ilegal y abusos. La menor ha declarado que se fue voluntariamente de su casa, aunque luego no la dejaban contactar con su familia y que acabaron no dejándola salir a la calle, y que mantuvo relaciones consentidas con el joven militar.

03597591

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios