La amistad de Washington con la UE deja sitio para el reproche

  • El presidente estadounidense anuda los vínculos con sus socios europeos, pero les afea que no aumenten su gasto en defensa.

El esfuerzo personal de Obama, y en general de la Administración estadounidense, por pisar suelo español, aunque por poco tiempo debido a los sucesos de Dallas, tiene un mensaje claro: escenificar la buena sintonía con España –reflejada de manera personal en las relaciones que mantiene el presidente con Felipe VI–, uno de sus más fieles socios europeos.

Horas antes de aterrizar en Torrejón de Ardoz, Obama había proclamado en Varsovia, en el broche de la cumbre de la OTAN: “En los buenos tiempos y en los malos podéis contar con Estados Unidos”. Fue toda una declaración de principios, que además reforzó a la hora de referirse a la convulsión que en la vieja Europa ha provocado el Brexit. Obama quiso dejar muy claro que  su país seguirá siendo “amigo, aliado y socio comercial” tanto de la Unión Europea (UE) como del Reino Unido. El líder demócrata  se mostró partidario de que una vez que el Reino Unido invoque el artículo 50 y comunique a sus socios su decisión de abandonar el club europeo, la salida se negocie de forma “sensible”.

Esta demostración de afecto que el mandatario norteamericano se afanó en transmitir a sus socios no evitó el tirón de orejas, de manera que Obama no dudó en reprochar a la mayoría de los países miembros de la OTAN que se encuentren todavía lejos de destinar a gastos de defensa el 2 % del PIB nacional, un compromiso adoptado en la cumbre celebrada hace dos años en Gales. Aunque el presidente mostró primero su satisfacción por el hecho de que después de muchos años se haya frenado la caída colectiva en el gasto de defensa y por que la mayoría de los países no vaya a realizar más recortes –elogió en concreto al Reino Unido, Polonia, Grecia y Estonia, los países que junto a Estados Unidos cumplen con el compromiso del 2 %– recalcó que la mayoría de los aliados no lo respeta, a pesar de reconocer las amenazas que afronta la OTAN y la necesidad de desarrollar nuevas capacidades. 

Para afrontar esas amenazas, resaltó, es necesario actuar y dar pasos en la dirección correcta. En su última cumbre de la OTAN como presidente de Estados Unidos, Obama aseguró también que la puerta de la Alianza “sigue abierta a nuevos miembros, siempre que cumplan” los altos estándares del bloque. 

Tras subrayar el compromiso estadounidense con la Alianza a lo largo de su mandato, elogió la evolución de la organización. “Al igual que nuestros países han estado unidos en los últimos cien años, sé que van a seguir unidos y a ser aún más fuer 

Etiquetas

03597591

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios