Provincia

220 incidencias en la provincia

  • Aunque la palma se la llevaron Jerez y El Puerto, todas las comarcas se vieron afectadas en mayor o menor medida por el fuerte temporal

La de ayer fue una madrugada diferente, pendientes del cielo y de tantísimos truenos y relámpagos que vinieron a la provincia para dar por inaugurada, ahora sí, la temporada otoñal. Es verdad que la peor parte del temporal se la llevaron en esta ocasión Jerez y, varios escalones por debajo, El Puerto. Pero el resto de las comarcas gaditanas, aunque ni por asomo vivieron situaciones tan caóticas como las sufridas en las dos localidades antes reseñadas, también se vieron afectadas en mayor o menor medida por el temporal. En total, el servicio de emergencias del 112 contabilizó 221 incidencias en el conjunto del territorio gaditano, sin que en ningún caso hubiera que lamentar víctimas.

En Cádiz capital la incidencia más llamativa se produjo en la piscina del barrio de Astilleros, que tuvo que quedar cerrada al público ya que las filtraciones de agua provocaron desprendimientos en la techumbre. El Ayuntamiento hará un informe de los desperfectos al entender que un defecto en el diseño de la instalación originó estas filtraciones.

En San Fernando, lo más grave se produjo en el polígono industrial de Fadricas, junto a Bahía Sur. Pasaban las cuatro de la madrugada cuando las empresas que a esa hora ya funcionaban, por ejemplo las panaderías, veían cómo sus máquinas dejaban de funcionar y la luz se apagaba. Aunque en algunos casos la luz de las naves volvió, lo que permitió que bares de la superficie pudieran atender a sus clientes, las dos incidencias en la red de suministro eléctrico registradas afectaron a la actividad empresarial durante buena parte de la jornada dada su gravedad: un transformador que salió ardiendo y la caída de una fase de media tensión, ambas circunstancias consecuencia de la tormenta eléctrica. Las labores de reparación de los técnicos y operarios de Endesa dieron sus frutos en torno a las seis de la tarde cuando se restauró el suministro en su totalidad.

A diferencia de lo sucedido en temporales de lluvia anteriores, en este caso no hubo desperfectos de importancia ni en la comarca de la Costa Noroeste, ni en la de La Janda. En esta última, en todo caso, hay que reseñar las inundaciones habidas en el Ayuntamiento de San José del Valle, donde varios dependencias municipales estuvieron inutilizadas al entrar mucha agua.

La tromba de la madrugada de ayer se dejó sentir también en la Sierra, donde las precipitaciones dejaron más de 40 litros por metro cuadrado en algunas zonas en apenas cinco horas, inaugurando así el año hidrológico. El pueblo más afectado fue Puerto Serrano, donde un buen número de calles quedaron enfangadas como consecuencia del lodo y las piedras arrastradas por el agua desde las faldas de la sierra que lo rodea.

La lluvia en la Sierra fue bienvenida porque palia los síntomas de sequía que se están viviendo en el campo. La Agencia Estatal de Meteorología recogía en El Bosque hasta 47, 8 litros de agua en la madrugada, mientras que en Grazalema las horas punta de la gran tormenta dejaban 43,6 litros por metro cuadrado.

"Está más que bien para lo seco que estaba todo. Da un respiro", explicó Pedro Posada, un vecino de Grazalema que lleva midiendo y documentando las precipitaciones en este pueblo desde el año 1984. Eso sí, Posada recuerda que lo normal es que a estas alturas del otoño, la Sierra de Grazalema se hubiera beneficiado ya de casi 200 litros. "Siempre ha caído en septiembre. Este año se está retrasando el agua", dice.

Todas las previsiones apuntan a que estas primeras lluvias otoñales se despedirán de la provincia de Cádiz a primera hora de la mañana de hoy.

03597591

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios