Prosiguen las investigaciones para esclarecer los asaltos de Puerto Real

  • No se han practicado aún detenciones tras las brutales incursiones de dos sujetos que mataron a una joven e hirieron a cuatro personas con una escopeta de caza

La Policía Nacional sigue manejando todas las hipótesis posibles en las investigaciones que se realizan a marchas forzadas para tratar de esclarecer los dos brutales asaltos que se registraron la madrugada del pasado sábado en dos viviendas diferentes del núcleo rural de El Marquesado, en Puerto Real, y que se saldaron con la muerte de una joven de 19 años de edad, y con cuatro personas heridas, tres de ellas, familiares de la víctima mortal. Unos asaltos que guardan numerosas similitudes con el que se registró en una vivienda de El Berrueco, el 14 de junio, en el que una persona fue herida tras recibir varios disparos practicados con una escopeta.

Al cierre de esta edición, no se habían practicado aún detenciones en el caso que supervisa un Juzgado de Puerto Real y cuya investigación coordina la Comisaría de El Puerto-Puerto Real.

En El Marquesado, los vecinos aún no han conseguido sobreponerse a la tragedia sufrida. En el hospital, aún continúan ingresados la madre y el hermano de la joven fallecida, Tamara Leyton: Francisca Agüera, de 65 años, y su hijo, José Leyton Agüera, siguen hospitalizados, recuperándose de las intervenciones quirúrgicas a las que debieron ser sometidos por las heridas sufridas por los disparos. También fue herido un sobrino, que no hubo de ser hospitalizado, mientras el otro herido, el militar retirado Manuel Sánchez, recibió el alta el martes.

El hallazgo del coche que habría sido utilizado por los dos violentos asaltantes, y que abandonaron en las inmediaciones del Hospital de Puerto Real, poco ha aportado a la investigación. El coche, cuya dueña ha declarado que le fue sustraído, se hallaba al parecer completamente limpio, dado que los autores del doble tiroteo habrían borrado sus huellas.

Los asaltantes llegaron incluso a abrir fuego contra agentes de la Policía Nacional que se habían desplazado hasta El Marquesado, alertados por el primer asalto que se registró sobre la una y media de la madrugada en la casa de la calle Colibrí. Los policías inspeccionaban la zona a pie media hora después por el caño Zurraque, donde se registró el asalto mortal a la casa de la familia Tamara Leyton. Se toparon con los asaltantes, que respondieron a balazos al alto dado por los policías mientras huían en un coche. Parece que sólo fue empleada una escopeta, con los típicos plomillos para matar perdices o conejos.

03597591

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios