Llegada del 'Air Force One' a Madrid

Obama aterriza en Madrid para una visita rota por la matanza de Dallas

  • El rey Felipe VI y la vicepresidenta del Gobierno en funciones, Soraya Sáenz de Santamaría, lo recibieron sobre las once de la noche a pie de pista en la base aérea de Torrejón de Ardoz.

Será una visita relámpago, fugaz. Su estancia tendrá una duración inferior a 24 horas. Llegó anoche, con puntualidad de operación militar. El Air Force One se posó sobre la pista de la basde aérea de Torrejón de Ardos (Madrid) minutos antes de las 23:00. Si no hubieran tenido lugar los terribles sucesos de Dallas, donde cinco policías fueron abatidos por Micah Xavier Johnson, ese aterrizaje habría tenido lugar en el aeropuerto sevillano de San Pablo. Pero el tiroteo también desencuadernó la agenda del mandatario estadounidense y éste bajó del avión del presidente de los EE UU para ser recibido al pie de la escalerilla por el rey Felipe VI en la base madrileña.

Arranca de esta forma la histórica visita de un presidente norteamericano a España, un hito que no se producía desde hace 15 años. Desde el viaje que el presidente Richard Nixon efectuó a la España de Franco el 2 y 3 de octubre de 1970, todos sus sucesores hasta George W. Bush realizaron al menos un viaje oficial a España en su mandato.

Obama iba camino de convertirse en una rara excepción hasta que se cerró finalmente su visita in extremis, apenas cuatro meses antes de las elecciones presidenciales de noviembre en ese país, en las que Obama no opta a la reelección. Si esta visita se hubiese cancelado, no habría sido posible recuperarla en el corto plazo, pues Estados Unidos entra ya de lleno en la campaña para las presidenciales de noviembre.

La presencia de Obama en España es ante todo un gesto de agradecimiento a un aliado importante en el seno de la OTAN, que en los últimos años ha hecho notables esfuerzos para satisfacer las demandas estadounidenses en el campo de la Defensa, convirtiendo a Rota en base naval del escudo antimisiles –acoge a cuatro destructores norteamericanos– y a la base aérea de Morón de la Frontera en sede permanente de la fuerza de despliegue rápido de marines en África.

Y este gesto hacia España ha ganado en valor desde el momento en que Obama ha decidido mantener su viaje pese a la matanza de Dallas y a pesar de que esta visita no va a servirle para acordar nada que Washington necesite.

El presidente estadounidense fue recibido a pie de pista en la base aérea por el Rey Felipe VI, con quien se reunirá también este domingo por la mañana en una recepción oficial en el Palacio Real, y por la vicepresidenta del Gobierno en funciones, Soraya Sáenz de Santamaría, miembros del cuerpo diplomático español y estadounidense y una escolta de honor del Ejército del Aire, además de un fuerte dispositivos de seguridad.

En la madrugada de ayer, Obama decidió acortar su primer viaje a España para regresar antes a su país tras la matanza de Dallas, de manera que hoy se verá con el Rey, con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y con los principales líderes de la oposición. 

La visita que iba a comenzar anoche en Sevilla, ciudad que iba a conocer acompañado por Felipe VI, y que culminaría con varios actos mañana en Madrid, concentra ahora su agenda de este domingo, primero en la capital y después en la base naval de Rota.

El programa modificado de acuerdo con la Casa Blanca comenzaba precisamente con la llegada de Obama a la base aérea de Torrejón de Ardoz, donde aterrizó a bordo del Air Force One procedente de la cumbre de la OTAN celebrada en Varsovia, en la que también coincidió con Rajoy. Fuentes de la Casa Real subrayaron que “la presencia excepcional” del Monarca para dar la bienvenida al presidente se debe “a sus estrechas relaciones personales y las institucionales entre los dos países”.

A primera hora de este domingo el mandatario estadounidense será agasajado en el Palacio Real con una recepción oficial para después mantener un encuentro con Felipe VI. La Casa Real ha sustituido por este acto el almuerzo que mañana don Felipe y doña Letizia iban a ofrecer en su honor en el mismo Palacio de Oriente, con un centenar de invitados, y en el que estaba previsto que el Rey y Obama pronunciaran sendos discursos. Tras su reunión con el jefe del Estado, Barack Obama se desplazará, según fuentes diplomáticas, a la embajada de los EEUU, que encabeza James Costos, para encontrarse con sus funcionarios, y después se trasladará hasta el Palacio de la Moncloa.

Allí le recibirá el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, con quien mantendrá una conversación a la que seguirá una declaración de ambos a los medios de comunicación.

Su último acto en España será en Rota para cumplir con una visita que le permitirá encontrarse con los estadounidenses allí destinados: unos 3.500 entre marines y sus familias. 

Antes de regresar a su país, el presidente se dirigirá a las tropas estadounidenses y españolas de una base donde permanecen fondeados desde el pasado mes de septiembre cuatro destructores de EEUU integrados en el escudo antimisiles de la OTAN.  

Etiquetas

03597591

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios