Navantia se estrena con éxito en la reparación del 'USS Donald Cook'

  • Unos 80 operarios de los astilleros trabajaron en la Base El buque vuelve en verano para realizar una puesta a punto general

Nadie lo esperaba, pero ha salido bien. Durante el mes aproximado en el que el USS Donald Cook ha permanecido anclado en la Base Naval de Rota, ha sido sometido a unas labores extraordinarias de reparación de determinados elementos que han sido realizados por la plantilla de Navantia. Y parece haber sido un éxito.

Este destructor es el primero de los cuatro que formarán parte del escudo antimisiles de la OTAN con base en Rota. El buque llegó a las instalaciones roteñas el pasado 11 de febrero y, a los pocos días, los empleados de la compañía española de construcción naval recibían casi sin esperarlo un primer encargo.

Como confirmaron ayer fuentes sindicales, fue "un examen sorpresa que hemos pasado con nota". Además, según añadieron, se trata de un trabajo que "ha surgido cuando el barco llegó a Rota" y no forma parte de los trabajos que constan en el contrato, labores que se iniciarán este verano.

Destacaron ayer que, en su opinión, las tareas han sido realizadas "a satisfacción de la US Navy". Desde el comité de empresa también indicaron que les "alegra mucho empezar haciendo trabajos que no están tan siquiera en el contrato", pues les da pie a pensar que "nos han probado" y, a su juicio, han salido "bien del envite". De esta manera, confían en poder realizar "bastante trabajo" a partir del verano.

Detallaron que los trabajos realizados en el Donald Cook han consistido en una mejora para la instalación de tres plataformas que necesitaban y que supone "11.000 horas de trabajo". Además, se ha sometido, según estas fuentes, a la reforma de varias tuberías y, especialmente, elementos del sistema de comunicaciones. La previsión es que, después de salir "bien parados" de este "test" de la Armada norteamericana, se realice la misma operación con el segundo destructor que se desplegará en junio en la zona, también con "un mes de trabajo".

Para todas estas labores, durante el mes de trabajo, se han desplazado a la Base unos 80 trabajadores del astillero gaditano (también de San Fernando) y, después del resultado obtenido, aguardan a que este destructor vuelva a recalar en la Base de Rota, aproximadamente en el mes de agosto, donde será ya sometido a una puesta a punto general. Así, estiman que permanecerá bajo labores de mantenimiento unos 70 días y serán necesarias de 300 a 400 personas para este trabajo.

En la misma fecha, en verano, iniciará esta misma rutina el segundo destructor del escudo antimisiles, el USS Ross. Permanecerá en la Base alrededor de un mes para someterse a unas pequeñas reformas y partirá a su destino para, aproximadamente en el mes de diciembre, volver a Rota para someterse igualmente, durante un espacio similar (unos 75 días) al mantenimiento generalizado.

Desde el comité de empresa de Navantia en Cádiz confían en que esta primera toma de contacto satisfactoria sirva para que la US Navy vuelva a contar con los astilleros gaditanos de Navantia para futuros contratos. En el objetivo sigue estando la VI Flota, actualmente con base en Italia.

Además del trabajo que genera para Navantia la llegada de estos dos destructores (más otros dos que se esperan para el próximo año 2015), es toda una revolución para el entorno social en el que se asienta. No en vano, el primero de los destructores en llegar a Rota trae a bordo 338 marineros. En su discurso el pasado febrero en la Base, el embajador de EEUU en España, James Costos, se refirió al acuerdo con la compañía española. En su discurso, afirmó que "nos complace que el astillero español Navantia, una de las empresas que más empleo proporciona en Andalucía, sea el que vaya a realizar el mantenimiento puntero del USS Donald Cook y los demás destructores estadounidenses, según un contrato plurianual valorado en 229 millones de dólares, financiando puestos de trabajo españoles en una importante industria".

03597591

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios