Provincia

La Guardia Civil cesa en sus funciones al capitán que trató de conducir ebrio

  • El Instituto Armado aplica esta medida de manera cautelar, al tiempo que abre expediente disciplinario al mando

  • El agente fue llevado a Jefatura para la prueba de alcoholemia

Imagen tomada ayer por la mañana del lugar donde ocurrieron los hechos, la terraza del bar El Manchao en el barrio del Cerro del Moro de Cádiz. Imagen tomada ayer por la mañana del lugar donde ocurrieron los hechos, la terraza del bar El Manchao en el barrio del Cerro del Moro de Cádiz.

Imagen tomada ayer por la mañana del lugar donde ocurrieron los hechos, la terraza del bar El Manchao en el barrio del Cerro del Moro de Cádiz. / JULIO GONZÁLEZ

La Guardia Civil decidió ayer cesar en sus funciones, como medida cautelar, al capitán del Cuerpo que en la noche del martes protagonizó un incidente en la avenida Lacave de Cádiz cuando, fuera de servicio aunque con su uniforme reglamentario, trataba de conducir su vehículo oficial pese a que septuplicaba la tasa de alcohol permitida. El Instituto Armado también resolvió ayer mismo la apertura de un expediente disciplinario para depurar las posibles responsabilidades del mando, que no pertenece a la Comandancia de la Guardia Civil de Cádiz sino al Grupo Marítimo del Estrecho, informaron fuentes oficiales.

Los hechos sucedieron en la barriada del Cerro del Moro, cuando vecinos de la zona alertaron a la Policía Local de que un guardia civil con evidentes síntomas de encontrarse ebrio se empeñaba en conducir su vehículo oficial, aparcado en parte sobre la acera en las inmediaciones de un bar. La centralita de la Policía Local recibió la llamada en torno a las diez y media de la noche. Todo lo ocurrido a partir de aquí dio ayer la vuelta a España a través de los vídeos filmados por testigos de los hechos, que con rapidez fueron distribuyéndose por las redes sociales y que pronto encontraron acomodo en las ediciones digitales de los periódicos.

El comandante de la Guardia Civil recogió al capitán en la Jefatura de la Policía Local

Los agentes de la Policía Local que se personaron en la avenida Lacave identificaron al guardia civil como capitán del Cuerpo y comprobaron que, efectivamente, mostraba síntomas de estar bajo los efectos del alcohol.

Según la versión de la Policía Local, los agentes le pidieron que les acompañara a la Jefatura porque se estaba originando un problema de orden público. Pero el guardia civil, que recordaba su graduación de capitán a los policías, se mostró reacio a colaborar y los agentes municipales optaron por retirarle su arma reglamentaria.

Una vez en la Jefatura de la Policía Local, se le realizó la prueba de alcoholemia que dio como resultado 1,04 mg/l, una tasa muy superior al máximo permitido para poder conducir un vehículo.

La Policía Local dio aviso de lo sucedido a la Comandancia de la Guardia Civil de Cádiz, pese a que el agente no pertenece a esta demarcación, y en la Jefatura se personó el comandante de la Guardia Civil que se hizo cargo del capitán y que, así mismo, recogió el arma que anteriormente había sido retirada. Otros dos agentes de la Benemérita se hicieron cargo del Nissan Patrol con el que el capitán había llegado al bar de Lacave.

03597591

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios