Familias de clase media piden ayuda en Cádiz para poder terminar el mes

  • La reciente subida del coste de la vida y de las hipotecas rompe el presupuesto de quienes hasta ahora podían vivir sin problemas con sus nóminas

A la familia García (un nombre ficticio pero un caso real) la subida de la hipoteca le ha roto los esquemas. Antes, aunque a veces con apuros, terminaban el mes con la nomina. Pero desde hace apenas unos meses, el coste de la vivienda y la cesta de la compra les ha descuadrado todo.

Un matrimonio con dos hijos en edad escolar. Tienen una pequeña vivienda que están todavía pagando mediante una hipoteca. El matrimonio contaba con empleo estable que hasta ahora les permitía afrontar también el pago de la financiación de un coche y los gastos corrientes. Hace poco acudieron a los Servicios Sociales del Ayuntamiento de Cádiz: se veían ahogados, no podían terminar el mes, tras quedar uno de ellos en paro. Necesitaban ayuda. La familia ingresa 1.268,63 euros al mes. El gasto de la hipoteca se les ha disparado hasta los 580 euros, más otros 200 euros para el coche y 650 euros aproximadamente para los gastos corrientes. Viven con una renta per cápita inferior al Salario Mínimo Profesionales. Ahora, han recibido apoyo municipal para el abono de la cuota de la hipoteca.

Otra familia que se ha visto obligada a pedir apoyo al Ayuntamiento de la capital: matrimonio con tres hijos. Él trabaja en la construcción y recibe unos 900 euros al mes; ella, trabaja de forma esporádica en el servicio doméstico por apenas 200 euros mensuales. El alquiler del piso donde residen también se les ha disparado: 450 euros. Con los gastos corrientes de una familia numerosa, ya no llegan.

En los últimos meses la Delegación de Servicios Sociales del Ayuntamiento de Cádiz ha constatado como, por culpa de la subida de los precios básicos, las hipotecas y los alquileres, acuden a sus dependencias familias que hasta ahora contaban con una economía "acomodada a sus respectivos estilos de vida". Sin lujos y a veces con lo justo.

Este 'nuevo' colectivo, integrante de una clase media-baja en cuanto a ingresos económicos per capita, se ha integrado de golpe al grupo de ciudadanos que subsisten con ayudas públicas, por lo menos hasta que hipotecas y precios contengan sus subidas o bajes, lo que a decir del propio vicepresidente del Gobierno, aún tardará meses en ocurrir.

El Área de Familia del Ayuntamiento de Cádiz contará en 2008 con un presupuesto que supera ya los 12 millones de euros. Va en línea ascendente desde hace una década. Una parte importante de esta cantidad se destina a las diferentes ayudas que se aportan al colectivo necesitado: desplazamiento, salud, alimentación, vivienda, realojos de emergencia, tarifas para pensionistas, recibos de luz y agua, salario social...

Pendiente del cierre del 2007, este año ya se afronta una subida de las ayudas para el pago de la vivienda del 17,3 por ciento respecto al año anterior. Es el mayor incremento anual en mucho tiempo y se centra especialmente en familias que residen en el casco antiguo. De la misma forma, la subida general de precios ha repercutido como una losa en los pensionistas. La petición de tarifas reducidas para servicios urbanos ha crecido por encima del 100 por cien. En este sentido, el presupuesto destinado a las ayudas para el pago de la luz y el agua se agotó el pasado mes de septiembre. Y junto a ello, las ayudas de alimentos para pequeños o el pago de comedores escolares.

Otro indicador especialmente negativo que denota el declive económico de la familia a lo largo de 2007 es el millar de personas que, sin cerrar el ejercicio, habían sido atendidas 'de urgencia' por los servicios sociales. Aunque el número es levemente más bajo que ejercicios anteriores, se considera alto sobre todo tras la apertura de una nueva Unidad de Trabajo Social, y ya son diez en la capital, desde las que se canalizan las situaciones de mayor riesgo. Son casos en los que se necesita una solución inmediata a casos como desalojos, desahucios o cortes de servicios básicos como la luz y el agua.

Con todo, el 2007 terminará con un nuevo récord de personas atendidas: serán más de 6.300, lo que supone medio millar más que el año anterior y todo ello pese al descenso de la población . El 24 por ciento de esta cantidad ha acudido por primera vez a los Servicios Sociales. La Ley de Dependencia ha 'ayudado' a ello. La subida de precios y la hipoteca ha rematado el dato.

03597591

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios