Doce detenidos por distribuir prendas y complementos falsos

  • La Guardia Civil interviene en Jerez, Sanlúcar y El Cuervo género por valor de un millón de euros · La banda estaba integrada por españoles y súbditos extranjeros

Fue la típica operación policial "desarrollada de abajo hacia arriba". Lo primero fue localizar los puntos de venta -manteros en calles de tránsito peatonal y con fácil huida- donde se distribuían todo tipo de prendas y complementos falsificados. Lo segundo fue tirar del hilo que condujera hasta el distribuidor de las mercancías, las personas encargadas de almacenar la mercancía para ir dándole salida en mercadillos y calles. Eso fue exactamente lo que los agentes del grupo de Policía Judicial de la Guardia Civil de Jerez han hecho durante los dos últimos meses, que fue el tiempo que se prolongaron las investigaciones. No fue ni mucho menos fácil tirar de un largo hilo que deparó finalmente doce detenciones y una imputación tras dos registros en las localidades de Jerez y de El Cuervo y detenciones, además, en la vecina localidad de Sanlúcar.

Los detenidos, según pudo saber este medio, son en su mayor parte súbditos extranjeros entre los que se incluyen algunos ciudadanos españoles y algunos más que son marroquíes aunque tienen doble nacionalidad.

Uno de los principales almacenes se ubicaba en la vecina localidad sevillana, donde se guardaban las prendas falsificadas, en su mayor parte complementos que imitaban a otros de alta gama, caso por ejemplo de bolsos, carteras e incluso relojes que intentaba imitar los más conocidos modelos de marcas como Rolex.

Ayer mismo, los agentes de la Guardia Civil intentaban realizar una selección lo más variada posible de los objetos aprehendidos para exponerlos a la prensa el próximo lunes, que será cuando se expongan los detalles de la operación bautizada como 'Meca' a los periodistas. El volumen de lo incautado es tal que, según pudo saber este medio de fuentes cercanas a la investigación, lo alijado llenaba por completo tres habitaciones de un piso.

Las acusaciones que mantiene la Guardia Civil versan sobre presuntos delitos contra la propiedad industrial e intelectual. A este respecto cabe destacar que una vez elaborada la relación de las prendas y complementos intervenidos se solicitó la ayuda de las tiendas especializadas, las cuales realizaron una primera valoración que tasó en "al menos un millón de euros" el valor que habría alcanzado en el mercado la mercancía falsificada.

Al igual que se hace en los casos de contrabando de tabaco, el importe global de la cifra defraudada no se calcula respecto al precio a que se hubiera vendido la prenda en el mercado negro, sino al que se habría tenido que pagar por ella como si de una prenda auténtica se tratase.

En la actualidad, el Código Penal impone penas de prisión de uno a cuatro años y multa de 12 a 24 meses cuando el beneficio obtenido posea especial trascendencia económica, como es el caso, o el culpable perteneciese a una organización o asociación, incluso de carácter transitorio, que tuviese como finalidad la realización de actividades infractoras de derechos de propiedad intelectual.

03597591

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios