Bebés Robados denuncia la falta de restos de dos niños en el cementerio

  • El féretro de uno de ellos está vacío y del otro ni siquiera se ha encontrado el ataúd

El arqueólogo Jorge Cepillo junto a miembros de SOS Bebés Robados al comienzo de los trabajos de exhumación. El arqueólogo Jorge Cepillo junto a miembros de SOS Bebés Robados al comienzo de los trabajos de exhumación.

El arqueólogo Jorge Cepillo junto a miembros de SOS Bebés Robados al comienzo de los trabajos de exhumación. / Jesús Marín

La asociación SOS Bebés Robados denunció ayer que uno de los féretros exhumados en el cementerio de San José de bebés dados por muertos al nacer está vacío. Además, en una de las diez sepulturas abiertas hasta ahora, falta uno de los recién nacidos supuestamente enterrados en ella; ni siquiera está el ataúd.

Según Chary Herrera, presidenta de la asociación, "esto es un avance y demuestra que tenemos razón. Son pruebas de lo que llevamos diciendo desde hace muchos años: que han robado bebés. Porque ¿quién es capaz de decir que esos niños no se han robado? Esto es una lucha para demostrar la verdad".

Hasta ahora se han abierto 10 de las 42 sepulturas en las que se buscarán los restos

Herrera explicó ayer a este periódico que el féretro vacío se ha encontrado en la segunda de las sepulturas que se han abierto hasta ahora, donde había otros 34 restos más inhumados, entre bebés y miembros amputados.

En esa caja tendrían que estar los restos de un niño nacido el 24 de diciembre de 1984 en uno de los hospitales de la capital gaditana. "Les dijeron a los padres que era un varón y que había fallecido, pero los padres no vieron al niño y la documentación que les dieron era irregular. Por eso tenían dudas de si su hijo realmente había muerto", contaba Chary Herrera.

La madre de este bebé denunció su caso en los juzgados, pero la denuncia fue archivada por falta de pruebas. Su objetivo es que se vuelva a abrir el caso. Según la presidenta de SOS Bebés Robados, "La pelota está ahora en el tejado del Juzgado número 4 de Cádiz, donde esperamos que la respuesta de la justicia sea querer investigar el caso y no volvérselo a archivar".

Añadía que "está siendo muy duro para esa madre aceptar que su hijo no estaba enterrado. Sigue negando que a ella le ocurriera eso, pero la realidad es que en la posición en la que tenía que estar la caja de su hijo había una caja vacía".

Chary Herrera afirmó que la otra "sorpresa" ha aparecido en la cuarta sepultura que se ha abierto: el número de enterramientos anotados en el registro del cementerio no coincide con los que se han encontrado. "Haciendo el recuento de los bebés anotados en el registro, los técnicos de la excavación se han dado cuenta de que falta uno", indicó Herrera.

El bebé que supuestamente falta sería un niño nacido en el año 1975. Según la presidenta de SOS Bebés Robados, este caso ha prescrito y tienen que ver con el abogado de la asociación qué se puede hacer. Existe una propuesta de realizar pruebas de ADN a los restos de los cuerpos enterrados en las posiciones más cercanas al bebé que falta, para descartar que haya habido una confusión. Actualmente, están a la espera de que el Ayuntamiento dé el permiso necesario para sacar estos restos -que están custodiados en el propio cementerio de San José- y poder analizarlos.

Chary Herrera también está buscando los restos de su hermana. Entre los enterramientos de la tercera de las sepulturas abiertas han encontrado un féretro con una pulserita que lleva sus apellidos. "He tenido suerte porque encontrar los huesos es un descanso, pero están en tan mal estado que no pueden analizarlos. Si se hicieran las pruebas de ADN podría descansar del todo", expresaba.

Cabe señalar que 44 familias están buscando en el Cementerio de San José un total de 46 bebés supuestamente robados, y está previsto que se abran 42 sepulturas para intentar encontrar los restos. Los trabajos de exhumación comenzaron el 20 de octubre de 2017 y ya se han abierto diez sepulturas, así que todavía queda mucha labor por delante.

Según Chary Herrera, "la realidad es que para la mayoría de las víctimas por el robo de bebés, lo mejor que nos podía ocurrir ese que los niños aparecieran enterrados. Es la forma más fácil de cerrar el duelo por la desaparición de los niños".

03597591

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios