La Audiencia impone a Simone 4 años de cárcel por intentar agredir a Teófila

  • La sentencia condena también a 4 años de prisión por atentado a la acusada de golpear a la concejal Carmen Obregón · La resolución absuelve al italiano de atentar contra el concejal Ignacio Romaní

Comentarios 8

La Audiencia Provincial de Cádiz ha condenado a Simone Righi a cuatro años de prisión porque considera probado que el Día de la Patrona de 2007, durante una protesta contra el maltrato a los animales y por las irregularidades detectadas en la perrera de Puerto Real, intentó agredir a la alcaldesa de Cádiz, Teófila Martínez. La sentencia estima que Simone cometió un delito de atentado. El tribunal absuelve al procesado de un segundo delito de atentado contra el teniente de alcalde Ignacio Romaní y lo condena a unos meses por un delito de resistencia a ser detenido.

La resolución de la Sección Cuarta, que comenzó a ser notificada ayer, condena a cuatro años de prisión a Isabel S., procesada junto a Simone, por agredir a la concejal Carmen Obregón.

El fiscal y la acusación particular, ejercida por el Ayuntamiento de Cádiz, solicitaron nueve años y nueve meses de prisión para Simone; para Isabel S., cuatro años y medio.

Los dos acusados negaron en el juicio, celebrado la semana pasada, que hubiesen agredido o intentado agredir a la alcaldesa, a Romaní y a Obregón, los tres del PP. La procesada sí admitió que pudo golpear a la edil pero que fue sin intención al ser empujada en el tumulto que se formó cuando los manifestantes se fueron hacia los miembros de la Corporación al salir estos del convento de Santo Domingo y hubo golpes e insultos. A la concejal Natalia Álvarez, del PSOE, también la agarraron durante esa bulla pero no pudo identificar a su agresor, según explicó en la vista oral.

Los manifestantes se acercaron al convento de Santo Domingo, donde la alcaldesa y varios concejales participaban en una ceremonia religiosa (la renovación del voto a la Patrona de la ciudad) desde la cercana plaza de San Juan de Dios, donde había finalizado la manifestación contra el maltrato animal. Fue al abandonar el templo los ediles cuando se produjeron los hechos que han llevado al banquillo a Simone y a Isabel S. como acusados de atentar contra la alcaldesa, contra Romaní y contra Obregón.

Simone, italiano, participaba en la manifestación para expresar su protesta por la muerte de sus tres perros. Los había dejado días antes en la perrera de Puerto Real y al ir a recogerlos se encontró con que dos habían desaparecido y uno estaba muerto. En la manifestación no dejaba de decir que le habían matado a su familia. Estaba indignado, explicó en el juicio.

La perrera de Puerto Real daba servicio a la Mancomunidad de Municipios de la Bahía de Cádiz, a la que pertenece la capital gaditana, y fue clausurada poco después. Sus responsables están imputados en un procedimiento penal por maltrato animal.

Simone Righi fue detenido el mismo día de los incidentes, el 7 de octubre de 2007. El juez lo envió a prisión preventiva y permaneció en la cárcel unos tres meses. La sentencia que lo condena a él y a Isabel S. no es firme. Probablemente las defensas de los procesados presentarán los correspondientes recursos de apelación ante el Tribunal Supremo.

El escolta de la alcaldesa dijo en el juicio que Simone se acercó a ellos con intención agredir a Teófila y que él paró un golpe. "Estoy convencido de que si yo no estoy delante, la agrede", dijo. En contra de esa versión, una periodista que cubría la manifestación aseguró en la vista oral que estaba a dos metros de la alcaldesa y de Simone y que éste en ningún momento intentó agredir a Teófila.

El testimonio más polémico en el juicio fue el de la alcaldesa. Primero le dijo al fiscal que no vio a la persona que quiso golpearla. Pero inmediatamente después, al responder a las preguntas de la acusación particular y luego de la defensa, Teófila identificó a Simone como la persona que, dijo, se "abalanzó" sobre ella con intención de agredirle. En su alegato final, el fiscal obvió esa identificación en el juicio.

El tribunal de la Sección Cuarta que juzgó en el Palacio de Justicia a Simone y a Isabel S. estuvo presidido por Manuel Estrella, nombrado hace unos días presidente de la Audiencia. El ponente de la sentencia es el magistrado Miguel Ángel Feliz.

03597591

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios