la revolución triunfa en libia El CNT se trasladará a Trípoli la próxima semana

Los servicios secretos de EEUU y el Reino Unido colaboraban con Gadafi

  • La CIA llegó a entregar prisioneros al régimen libio para ser interrogados y Londres le pasaba información sobre opositores en el exilio, según unos archivos descubiertos por la ONG Human Right Watch

Estadounidenses y británicos cooperaron estrechamente en los últimos años con los servicios secretos del coronel Gadafi, hasta tal punto que la CIA entregó prisioneros al régimen libio para que fuesen interrogados, indicaron ayer varios periódicos.

El diario británico The Independent y los estadounidenses Wall Street Journal y New York Times tuvieron acceso a archivos descubiertos por la organización de defensa de los derechos humanos Human Rights Watch (HRW) en un edificio de los servicios secretos libios en Trípoli.

Bajo la Administración del ex presidente George W. Bush, la CIA entregó presuntos terroristas al régimen del coronel Gadafi, sugiriendo incluso las preguntas a las cuales debían ser sometidos, informó el Wall Street Journal citando documentos de la sede de la agencia de seguridad exterior libia.

En 2004, la CIA había incluso establecido "una presencia permanente" en Libia, según una nota de un alto responsable de la agencia estadounidense, Stephen Kappes, dirigida al jefe de los servicios secretos libios de la época Mussa Kussa. El tono de la nota, que comienza con un "Querido Mussa" y está firmada por "Steve", da a entender que hubo relaciones estrechas entre los dos servicios, indicó el Wall Street Journal.

Según el New York Times, en por lo menos ocho ocasiones la CIA envió prisioneros sospechosos de terrorismo a Libia.

La misma fuente indicaba que, a cambio, los libios solicitaron a la CIA que ubicara a Abu Abdula al Sadiq, un dirigente opositor. En marzo de 2004, la CIA respondió que estaba intentando localizarlo, según documentos que figuran en el archivo sobre la agencia estadounidense hallado en Trípoli.

Un responsable estadounidense citado por el diario recuerda que, en esa época, Libia trataba de romper su aislamiento diplomático frente a Occidente.

Por su parte, el diario The Independent publicó informaciones similares y señaló relaciones entre los servicios libios y británicos en la misma época.

Tras los atentados del 11-S, vuelos secretos estadounidenses transportaron a decenas de sospechosos de terrorismo en el mundo entero para ser interrogados en otros países.

Según The Independent, el Reino Unido comunicó en la época informaciones sobre opositores al régimen de Gadafi que vivían en el exilio.

Varios documentos se refieren a la muy publicitada visita del ex primer ministro británico Tony Blair a Trípoli en 2004, mostrando que fue Blair quien insistió para que Gadafi lo recibiera en su tienda.

De acuerdo a las notas encontradas en Trípoli, los servicios secretos británicos también ayudaron a redactar el discurso en que Gadafi anunciaba que renunciaba a las armas de destrucción masiva.

El ministro británico de Relaciones Exteriores, William Hague, rechazó ayer comentar informaciones "que remontan a la época de un gobierno precedente" (el de Tony Blair). No puedo hacer ningún comentario sobre el asunto de los servicios secretos", indicó a Sky News.

También el departamento de Estado de EEUU se negó a comentar esas informaciones.

Mussa Kussa, jefe de los servicios secretos libios de 1994 a 2009 y luego ministro de Exteriores, huyó a Londres el 30 de marzo, donde permaneció unos días antes de viajar hacia Qatar.

Por otro lado, las nuevas autoridades libias buscan consolidar su poder, para lo cual se instalarán próximamente en Trípoli, si bien el derrocado Gadafi sigue prófugo y sus partidarios continuaban resistiendo en algunos bastiones gadafistas.

Unos 200 vehículos de combate favorables a las nuevas autoridades se acercaron ayer a Bani Walid (sur de Trípoli), un bastión gadafista, sin que de momento se registraran batallas.

"Avanzamos 70 kilómetros" hacia el oasis de Bani Walid, declaró Ahmed Belhaj, jefe de un grupo de combatientes, quien dijo que había rumores sobre la posible presencia de Gadafi y varios de sus hijos en la zona.

Según Belhaj, unos 600 hombres participaban en la operación militar. "Queremos conquistar (...) una base militar cerca de Bani Walid que está bajo control de la brigada de Jamis Gadafi", uno de los hijos del ex dirigente, agregó Belhaj.

En el frente oeste de Sirte, región natal de Gadafi, las fuerzas leales al Consejo Nacional de Transición (CNT) libio permanecen en sus actuales posiciones.

Por último, Mustafa Abdeljalil, presidente del CNT, anunció en Bengasi el traslado de este órgano ejecutivo "la próxima semana" a Trípoli.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios