Crónica Levantisca

Juan Manuel Marqués Perales

jmmarques@diariodecadiz.com

ZD busca al Lute

Zoido ha ido construyéndose una enorme trampa donde el señuelo es Puigdemont y la presa es él mismo y Rajoy

Esto exhala el mismo aroma del 1 de octubre, el exceso del uso de la fuerza como desquite a la frustración de un fracaso. Las urnas llegaron de modo clandestino a los colegios, burlando al CNI y al Ministerio del Interior, y negando a un presidente que nos repitió: "No habrá referéndum". Que salgan los piolines. Juan Ignacio Zoido (ZD) está recorriendo los platós para advertir que ha blindado las fronteras con guardias civiles, que hay agentes desplegados en los puertos y en los helipuertos, en las alcantarillas del parque de la Ciudadela y que dispone de planes secretos por si el malo llega hasta por parapente. ¿Qué terrible invasión nos espera el día 30? ¿Es Puigdemont o una ola de ébola trasmutada en zika? ¿Un fugado de la Justicia, de careto conocido e inofensiva fuerza, o un comando yihadista conjurado contra las Ramblas?

ZD ha confundido a Puigdemont con el Lute, y su doble error consiste en pasear sus temores por las radios y las televisiones del país, en magnificar la detención como si en ello nos fuese la propia independencia de Cataluña. Indudablemente, es mejor que el ex presidente de la Generalitat fuese detenido si decide regresar a España, pero en el caso de que burlase la línea Maginot que ZD está levantando en la Garrotxa Alta, sería una elección impugnable porque minutos después debería responder ante el Supremo. ¿O es que a una persona investigada por malversación de fondos y rebelión no se le puede restringir la acción ejecutiva de gobierno como medida cautelar? ¿Tan débil es este Estado?

Lo que ZD está construyendo es una metatrampa donde el señuelo es Puigdemont y la pieza a cobrar es él mismo o el propio presidente del Gobierno. Si después de todo esto, Puigdemont llega a la Ciudadela y toca la pared del Parlamento, ZD se tendría que ir corriendo. Rajoy se tambalearía ante las risotadas de los hiperventilados, que llegarían a colapsar con sus bailes de victoria las autopistas de pago sin que Gregorio Serrano se enterase, a pesar de ser el hombre más hiperconectado del país. Si desde Sevilla se puede llevar el Ministerio del Interior, no sé por qué no se va a poder dirigir la Generalitat desde el Atomium. ZD no conoce el sigilo, y sus sobre exposiciones nos llevan a pensar en nefastas comparaciones.

Muy mal asunto. El Estado no puede mostrar su miedo a que una única persona atraviese una frontera que no existe. Da la impresión que el marciano de Bruselas ha encontrado en España la horma de su zapato. Y no es ZP.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios