Coronaciones canónicas

María Auxiliadora no es alcaldesa perpetua porque ya lo es la Virgen de La Palma y podría dar lugar a confusión

En la mañana del pasado jueves día 10, en el parque María Cristina de Algeciras, una pequeña y dinámica multitud -hay veces que poca gente forma multitud- se arremolinaba alrededor del alcalde de Algeciras y de algunos de sus colaboradores y simpatizantes. La presencia de destacados personajes del gobierno local y la abundancia relativa de cámaras y otros ingenios deteniendo el momento, invitaba a pensar que aquello no era cualquier cosa. Serían una treintena, pero se les notaba mucho. Hay que tener en cuenta que en todo el parque, sin incluirlos, no pasaríamos de diez: algún niño y unos cuantos mayores, por todo capital.

Se trataba, lo supe después, de dejar constancia en un azulejo sobre mampostería, de que en ese lugar se produjo, el primer domingo de julio, la coronación canónica de María Auxiliadora, advocación mariana casi dos veces milenaria constituida en icono de la Casa Salesiana. Don Bosco fijó en esta advocación el patrocinio de su impresionante obra, cuya inmensa labor tuvo una especial relevancia en el Campo de Gibraltar durante la posguerra, tras unos años de república en los que la religiosidad popular y las tradiciones cristinas ancestrales no encontraron una memoria histórica tras la que refugiarse. Una placa en la iglesia de La Palma recuerda al párroco, padre salesiano Andrés Yun Encinas, y a su trabajo de recuperación de la iglesia. No hace mucho que en la capilla de la Universidad Complutense, un grupo de jóvenes comandados por la actual portavoz del Ayuntamiento de Madrid, Rita Maestre, interrumpieron un acto religioso al grito de "arderéis como en el treinta seis", seguramente para recordar lo sucedido al respecto.

María Auxiliadora no es alcaldesa perpetua porque ya lo es la Virgen de La Palma y podría dar lugar a confusión y crear algún problema en las actuaciones de los alcaldes. No obstante, la verdad es que, en cuanto al reconocimiento oficial no habría inconveniente alguno. La Virgen de la Palma de Algeciras no ha sido canónicamente coronada -el alcalde ha dicho que está en ello- pero lo fue, en octubre del 2005, la de Sevilla (en cuya restauración, en 1980, intervino el gran imaginero sanroqueño Ortega Bru), titular de la Hermandad del Buen Fin. Este detalle de dos imágenes de la misma advocación, la una coronada y la otra no, hace irrelevante la coincidencia en perpetuidad de dos alcaldesas. Al fin y al cabo no van a acudir jamás al salón de plenos.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios