No sobra nadie, pero falta Galván

Cómo estaba la plaza? Abarrotá. ¿Y la expectación? Servida. A continuación los discursos y parabienes de cortesía del uno al otro lado del Cartel de la Feria Taurina, que estaba tapado. Los fieles de estos actos y otros que no lo son tanto, ya hacían sus cábalas. ¿Qué pondrá el cartel? La primera ovación fue para el alcalde; la primera vuelta al ruedo fue para el empresario, Sr. Garzón, al acabar de hablar sacando pecho justamente, contando lo difícil y arriesgado por el insólito hecho ya histórico local de traer a la feria de Algeciras a José Tomás, El Deseado.

¿Y qué pasó?: pues pasó lo que tenía que pasar. Un buen torero de plata de aquí, Rafael Limón, que estaba al final, desde la andanada de sombra, se levantó y elevó el tono de los juegos florales de la mañana y dijo con voz clara, sin molestar a nadie, las tres verdades del barquero. ¿Qué dijo Limón? Que Galván había sido el triunfador absoluto de las tres últimas Ferias de Algeciras 2015, 2016 y 2017, irrebatible. Que Galván, un extraordinario torero ya de los nuestros, no está en el cartel. Entonces, se oyeron fuertes palmas y alguna división de opinión. David Galván no es que sea un torero de mucha calidad demostrada año tras año, es que además ha solucionado y sacado con su presencia y triunfos continuados en los carteles algunos problemas a la empresa. Pero Galván no debió venir a este acto. Fue entonces cuando el torero de la Isla, con pinta de seminarista, se fue a los medios y cogió al toro de la palabra por los cuernos y dijo en tono educado, pastueño, en torero, lo que casi todos entendimos muy bien.

¿Y qué hizo el empresario taurino de Algeciras en ese momento con aquel torito emplazado que le había dejado Limón? Pues lidiarlo con sabiduría. Dijo: "Hay cosas que solo la empresa conoce de este espinoso tema". Son unos carteles para 2018 de auténtico lujo. Yaaa... lo sé; que Garrido y Galdós están apoderados por el empresario Garzón. Y que está en su derecho ponerlos en su plaza. Eso no admite discusión, él arriesga su dinero y su prestigio. ¡Oiga! Es que trae también a Morante, a El Juli, a Ginés Marín, a Roca Rey, a Perera y a ¡José Tomás!, El Deseado, el del Efecto, ¿se acuerdan? ¡No hay quien dé más!

A la salida del acto, como es ya costumbre, conversé con amigos y con críticos taurinos y cada uno ya había hecho su propio cartel para la Feria de Algeciras. Les puedo asegurar que no tenían nada que ver con los anunciados por la empresa Lances de Futuro, cosa además lógica cuando uno no se juega los cuartos.

Sinceramente creo que es una feria bien rematada, llegan las máximas figuras y las emergentes; pero habrá que admitir que aparte del Efecto indiscutible, del bombazo taurino de José Tomás, el cartel del 28 de junio ni lo ha tenido Sevilla, ni lo va a tener Madrid y Algeciras sí. Pero eso no quita lo dicho por este observador de la realidad y es que en estos carteles ya hechos públicos no sobra nadie, pero falta Galván.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios