El Mástil

francisco J. Núñez

Subida de las temperaturas

No parece bueno apartar la atención a la gente de lo que realmente importa

La sensación que venimos experimentando con la subida de las temperaturas se ha convertido, a las puertas del verano, en un punto importante de las conversaciones de la calle. Mientras tanto, al calor de la política, con actitud partidista, parece que no se deja de discutir a veces sobre unos temas muy oídos, que sólo sirven de distracción.

En cualquier orden de cosas siempre se espera que el trabajo sea válido, eficaz y justo dejando de marear la perdiz. No existen dudas sobre la importancia de la política a la hora de ocuparse del gobierno y de la organización de la sociedad en pos del bienestar de todos.

Por tal motivo, puede chocar mucho que, en algunas ocasiones, surjan comportamientos partidistas que conducen a las organizaciones políticas a mostrase a favor de sus ideas o beneficios particulares con preferencia a los intereses generales, apartando la atención de lo que seguramente debería hacerse según la mayoría del país.

A la luz de las encuestas, el paro sigue siendo la principal preocupación de los españoles. Ya se sabe que el aumento de las actividades económicas, de la producción y del consumo produce el consiguiente crecimiento del nivel de puestos de trabajo. Los asuntos sociolaborales, relacionados con la seguridad social y el empleo, forman parte del contenido esencial del bienestar de los habitantes de un Estado.

Por tanto, no parece bueno hacerle apartar la atención a la gente de lo que realmente importa, para distraernos con el vuelo de una mosca. Ya sabemos que la temperatura ambiental es elevada. Discutir con calor puede encender los entusiasmos o los apasionamientos.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios