La vida sin garra

La esencia de un buen melodrama es lograr que el exceso emocional no derive en la sensiblería ridícula y que la exageración argumental no reste verosimilitud a la historia siempre desmadrada que nos cuenta. La esencia de la tragedia es concentrar todos los conflictos en una situación vivida por personajes en los que, a su vez, cabe la humanidad entera, sus pasiones, sufrimientos, gozos, grandezas o miserias. La esencia de la comedia dramática es dar con ese difícil equilibrio que logra igualar el platillo en el que se ponen elementos melodramáticos o trágicos, y el platillo en el que se ponen los ensoñadores y amables. Cada una tiene sus propias dificultades que superar, pero tengo para mí que el equilibrio de la comedia dramática es lo más difícil de conseguirse.

La vida sin Grace lo intenta y fracasa. Es un fracaso en parte perdonable, porque se trata de la primera película de un joven guionista del que se pueden esperar mejores cosas, y que no carece de cierto tierno encanto ni de buenos detalles de interpretación y realización. Pero un fracaso al fin, porque la historia del pobre hombre que no sabe como decirle a sus hijas que su madre ha muerto en la guerra de Iraq se desliza de lo sentimental a lo sensiblero, y de lo original (la mujer es el sargento y el marido el guardián del hogar) a lo convencional (el viaje mil veces visto por una América interior mil veces vista), desaprovechando la fuerza dramática y la originalidad de la historia. También desaprovecha el que, tras el de los efectos de la guerra de Iraq en los familiares de los soldados muertos, podría haber sido su gran tema: la desaparición del duelo y la consiguiente imposibilidad de afrontar la muerte en una sociedad que la niega.

Cusack está discreto en la piel de uno de esos personajes que antes interpretaron Greer Garson o Claudette Colbert en La señora Minniver o Desde que te fuiste (melodramas de retaguardia hogareña mucho más potentes, todo hay que decirlo, que esta película).

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios