La danza vibrante disuelta en versos de Argüez abre una Andalucía poética

  • La última obra del linense, escrita desde hace cuatro años, describe con impulso profético los problemas de la actualidad El autor inaugura un nuevo ciclo en Algeciras del CAL

La poesía se vistió de melodía acompañada de la caída del sol en Algeciras. El poeta y narrador linense Miguel Ángel Argüez inauguró ayer el ciclo Andalucía, territorio poético del Centro Andaluz de las Letras (CAL), que dirige Juan José Téllez, en la sede de AlCultura con la presentación de su último libro de poemas, Danza caníbal, publicado por la editorial Germania.

Aunque la obra salió a la calle a finales de 2012, el autor confesó que llevaba cuatro años escrita, en un cajón. Tampoco tuvo en la mente jamás escribirla, un día se le vino a la mente un poema y lo selló en un papel, lo tituló Danza caníbal. Continuó la temática en un segundo, un tercero y así hasta convertir lo que en principio era un poema en un libro.

¿De qué trata?. Pues cómo bien expresó Argüez, un libro de poemas no es una película, "no se puede explicar". Tuvo la sensación de que había algo sobre lo que se habría construido la vida que se venía abajo, casos como la sanidad pública o el horario esclavo laboral. No se trataba de un discurso nuevo, era algo que venía escuchando desde joven hasta hoy, en la actualidad, se ha dejado notar: "el sistema se hunde".

Desde el cajón de las cosas que no saben dónde ir regresaron estos poemas para ser publicados y hasta que no lo vio en sus manos no se percató de que Danza caníbal tiene más actualidad y vigencia que cuando fue escrito. "Nunca antes se había cuestionado tanto el euro o la monarquía como ahora", pero este linense hace cuatro años ya lo hacía "como un impulso profético". Siempre ha habido gente que avisaba de que ocurriría pero no se les oía.

Antes de dar inicio a la lectura de algunos de sus poemas reconoció que no se trata de un libro fácil o agradable, "desprende una especie de visión oscura de las cosas, no son tiempos para mucha esperanza, pero sí late mi voz inconformista y rebelde".

El juego del título no es casual, el talento de Argüez le lleva no sólo a crear poesía, crear versos y frases que impacten, sino que plantea las palabras de una forma rítmica particular. "Cuando se escribe en verso se tiene una cadencia rítmica y eso se evidente más cuando se lee en voz alta y cada uno de los poemas explora una forma diferente".

Empezó así su reconversión, pasó de poeta a narrador, a contar y expresar con su pulso balanceado, arriba y abajo, con su voz candente, elevada y tenue los versos que hace cuatro años de su puño y letra imaginó. "Ahí queda eso", dejó sentir tras su primer poema recitado con virulencia, como las palabras que escalonaba. Continuó con una suavidad también con reflejos de dureza aunque en tono de cuento infantil; fueron cayendo uno a uno los poemas elegidos, como La danza de Europa, en el que subraya: "Europa siempre es macho y nunca es hembra".

Juan Manuel Romero fue el encargado de presentar al autor linense elevando su gran compromiso y el lenguaje "implacable e impecable" que utiliza. "Abre los ojos y dice con libertad y fuerza lo que ve". En su discurso aprovechó para enumerar la trayectoria que sucede al protagonista.

Argüez ha publicado los libros de poemas Las tijeras y el yogur (1991), Ecce Woman (2001), La Venus del Gran Poder (2004), Cambio de agujas (2005) y Los días del maíz (2010); los libros de relatos El bombero de Pompeya (2002) y Un paseo por la tripas del elefante (2011); las novelas Los Búhos (2003) y Carne de gato (2010), así como el libro-documental El Pan y los Peces (2001) y el texto teatral Don Quijote va al psiquiatra (1999). Es autor del libro de narrativa infantil Este loco mundo (2010).

Forma parte de antologías de poesía y de relato, entre otras Once inicial, Cuento al Sur, Poesía viva en Andalucía u Once poetas críticos en la poesía española reciente. Mantiene el proyecto Arwez, banda en la que aúna música, videoarte y poesía.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios