La Crítica

El universo del genio del jazz

  • La estrecha relación entre John y Paco queda patente en el concierto, presentado por Juan José Téllez El público, de todas las edades, recibe a los artistas con una gran ovación

JOHN MCLAUGHLIN AND THE 4TH DIMENSION

Guitarra: John McLaughlin. Teclados y tambores: Gary Husband. Bajo: Etienne Mbappe. Batería: Ranjit Barot. Lugar: Parque María Cristina. Fecha: Lunes, 18 de julio. Aforo: Casi lleno.

El universo musical de este intérprete no sugiere tener límites. La creatividad parece ser el motor de su grandeza porque hay artistas que difícilmente pueden ser definidos, y, cuando esto pasa, quiere decir que aportan al colectivo todas las sensaciones precisas para llegar al delirio musical.

No cabe duda de que nos enfrentamos a uno de los más grandes guitarristas de jazz de todos los tiempos, hecho que le hace poseer una legión de seguidores de todos los rincones del mundo. Un público fiel y de riqueza cultural.

John McLaughlin llegó a Algeciras para dejar constancia de sus valores en el escenario trasladando al respetable a otra dimensión, dejando lo terrenal atrás. Hablamos de una dimensión en la que los matices sonoros de cuatro músicos de alto nivel permiten que la noción del tiempo desaparezca y se respire aires de un sentir eterno. Junto a McLaughlin estuvieron Gary Husband, a los teclados y tambores; Etienne Mbappe, con el bajo, y Ranjit Barot, a la batería.

El parque María Cristina se vistió de gala para acoger la cita del músico de jazz, que tiene la facilidad, por decirlo así, de llegar a la fusión con el rock y otros estilos a la vanguardia que se acercan a la espontaneidad inherente del jazz. El público lo recibió con una cerrada ovación como muestra de respeto y admiración.

Si por algo ha de diferenciarse esta muestra dedicada anualmente a Paco de Lucia, que aspira a convertirse en un referente de la cultura a nivel internacional, es por la variedad de artistas y tipos de músicas que puede acoger. Paco fue un artista de tal apertura interpretativa que reducir su obra a las creaciones flamencas sería cometer un auténtico error. Es por ello que el hecho de que asistan a este encuentro artistas como McLaughlin junto al resto del grupo, hacen que el macro festival adquiera una extensión más universal y permita acoger a un público variopinto y conocedor, como el de anoche. Es curioso ver cómo los más jóvenes se acercan a disfrutar de la música de un intérprete que ya es un mito.

John McLaughlin decide llegar a esta tierra por la estrecha relación que le unía con Paco al haber compartido años de trabajo e innumerables experiencias personales con ese trío guitarrístico compuesto por ambos y Al Di Meola, otro grande.

El presentador de la gala, Juan José Téllez, realizó una magnífica semblanza sobre la relación entre Paco y "Juanito, como le gustaba llamarlo al algecireño. una relación que nace a partir de un programa de radio, cuando el músico británico escuchó al maestro y se puso como objetivo compartir melodías con él. Así fue. Lo que está claro es que la actuación de ayer engrandece a la muestra que se celebra esta semana y enriquece las inquietudes musicales de toda la región. Dejaron constancia de que la melodía del jazz traspasa fronteras y cuerpos, y que realiza un viaje por las fusiones rítmicas nacidas de la improvisación.

Aunque como diría Paco, en palabras de Juan José Téllez: "No creo en la fusión, sólo creo que los músicos sabemos fusionarnos entre nosotros creando sonidos nuevos".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios