El teatro cumple 20 años

  • El aula municipal de Algeciras celebra hoy dos décadas de su inicio · Más de 50 alumnos están hoy en escuelas superiores de Arte Dramático

Comentarios 11

Un 3 de febrero de 1992, es decir tal día como hoy hace 20 años, empezó a funcionar el aula municipal de Teatro de Algeciras. Dos enamorados de la comedia, del drama, de la puesta en escena, de las tablas y del atrezzo tomaron las riendas de un proyecto ilusionante en el que más que calcar marionetas de la interpretación se pretendía enamorar. Un término tan romántico como los fines de sus profesores José Luis Muñoz -que actualmente ejerce como colaborador- y María Eugenia Ferrera, o lo que es lo mismo Pepe Luis y Maru.

En dos décadas se han dedicado a hechizar a todo aquel que ha pasado por el aula, para demostrar que el teatro no es un escalón más para ser intérpretes sino un modo de vida, de sentir y de crecer como ser humano. "El funcionamiento del aula no es tanto de conocimiento del profesor sino de amor. La única forma de llevarlo es creyendo en el proyecto, sabiendo que es válido para la persona. No se trata de formar actores, para ello tienen que ir a escuelas superiores. Nuestra misión es enamorar con el teatro, porque pensamos que sirve para la vida", explica Muñoz.

En 1992 alentados por la novedosa propuesta 66 personas se inscribieron, aunque finalmente sólo 29 finalizaron el curso. El alcalde de la ciudad, Patricio González, presentó el aula ese preciso 3 de febrero en compañía de los profesores, aunque faltaba Begoña Uriarte en la foto, que también formó parte del elenco docente el primer año. Se abría así el abanico cultural, se convertía en un bien al alcance de todos.

De esos 29 alumnos que finalizaron la primera etapa experimental se ha pasado a 87, el número que completó el último curso 2010/11. Un incremento del 200%, que además ha ascendido sin cesar registrando en el segundo curso su mayor subida al tener 52 inscritos. Si se suma el total de alumnos que han pasado año tras año por el aula, se arroja la cifra de 1.152 personas, lo que significa la preparación individual de ese tanto de papeles a representar de forma anual. Aunque detrás de cada personaje siempre ha habido una persona, pequeña, joven o mayor, que en muchos casos se dejó llevar por la enseñanza de Pepe Luis y Maru durante más de un curso o una década.

Ambos profesores han preparado al alumnado hacia un conocimiento general del teatro, desde vestuario a voz pasando por maquillaje. Aunque sin presupuesto, porque para eso siempre han contado con la imaginación, desde objetos a reciclar hasta la reutilización de ropa, se han ganado un buen cartel en las escuelas superiores de Arte Dramático y por ello medio centenar se forman en la actualidad. En Madrid hay 8 alumnos; 2 en la escuela de Cristina Rota; 14 en Sevilla; 21 en Málaga; tres en Córdoba; y de forma individual hay en La Cuarta Pared; en el Instituto de Teatro de Barcelona; y en el estudio del actor Nancy Tuñón. De los 51 alumnos que estudian fuera, tres se preparan en Dramaturgia, uno en Escenografía y el resto en Interpretación.

Conocidos como Diego Arjona, Farah Hamed, Raúl Santos o María Carrasco han pasado por el aula, además de muchos otros cuyos nombres figuran para siempre en el corazón y en los listados de Pepe Luis y Maru, y que disfrutaron de la experiencia durante el tiempo que quisieron dejarse llevar, o actualmente siguen su formación en las escuelas superiores aventurados por un amor ciego al teatro.

Aunque hay alumnos de más de 70 años, Ferrera siempre ha dedicado su tiempo a los pequeños, iniciándolos, lo cual considera un complemento muy bueno a la educación. "Ya no lo decimos, pero que no somos psicólogos, solo sabemos de teatro", ya que los trabajadores sociales han derivado a muchos pequeños al aula. Y es que es un espacio único para en aprendizaje. "A raíz del aula nuestra surgieron algunas", recuerda Muñoz, aunque sin éxito y seguimiento acabaron por extinguirse en Tarifa, La Línea y Los Barrios.

La directora de la escuela José María Sánchez-Verdú, Ana María Ortiz, a la que pertenece el aula de teatro señala que "hemos tenido la suerte que por esos azares de la vida llegaron hace muchísimos años a Algeciras y gracias a eso no hay nadie en la ciudad hoy por hoy, y me atrevería a decir que en la comarca que esté trabajando en este ámbito, que no haya pasado de alguna manera por sus manos" . Y además, subraya que "los que se han ido no se van nunca, siguen con un cordón umbilical en su ciudad a través de ellos".

La primera obra teatral que representó el aula en 1992 fue El retablillo de Don Cristóbal de Federico García Lorca, desde entonces se han representado un total de 229. Textos de Cervantes, Moliére, Valle-Inclán, Sastre, Shakespeare, Williams, Lope de Rueda o Wilde se han puesto en escena en estos 20 años, así como adaptaciones de los propios profesores.

Han puesto en valor el amor al teatro con programas especificos, cursos intensivos o especializados, y los respectivos homenajes ininterrumpidos en su día mundial. Además, desde sus inicios el aula ha realizado decenas de colaboraciones con fines solidarios con diferentes colectivos. En definitiva, han enseñado el camino para amar el teatro. "Es media vida para nosotros", reconoce Maru. Aún no hablan de sucesión pero esperan que si les piden opinión se busque entre esos antiguos alumnos, "porque sabemos hasta dónde pueden llegar". "20 años no es nada", afirma Pepe Luis, así que por 20 más.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios