Del teatro de Itálica a Malta a través de las recreaciones en 3D

  • Las reconstrucciones virtuales de Brainbox Entertainment presentan una nueva forma de concebir las exposiciones

La realidad virtual, a través de las reconstrucciones en tres dimensiones, ofrece una novedosa forma de sumergirse en los escenarios que acogieron los grandes acontecimientos de la Historia o comprobar la evolución de ciudades que nunca antes se habían visto, como Itálica, en Santiponce. "Cualquier lego en la materia que visite este conjunto arquitectónico sólo ve un campo baldío con unos cuantos arranques de cimientos, pero no es capaz de interpretarlo. Sin embargo, con la recreación, puedes reconstruir ese entorno, ver cómo era en realidad", comenta Miguel Moreno, miembro de Brainbox Entertainment SL, una activa empresa sevillana dedicada a la recreación animada de lugares y acontecimientos históricos. Entre sus trabajos más destacados se cuentan varias piezas virtuales para el pabellón de Arabia Saudí en la Expo de Shanghai o recreaciones para el Museo del Ejército en Toledo, recientemente inaugurado. Además, en estos momentos, el equipo de Brainbox se encuentra inmerso en la elaboración de una película para el Gobierno de Malta así como en las reconstrucciones de ciudades andaluzas como Córdoba, Itálica o Baelo Claudia.

Frente a los clásicos paneles expositores de texto que los visitantes a los museos rara vez consultan, los avances tecnológicos posibilitan nuevas formas de proporcionar información como, por ejemplo, la proyección de una pieza audiovisual breve que requiera gafas especiales. Con este dispositivo se permite al público recorrer un entorno, sumergirse en él y observar cómo era todo con profundidad de campo y una gran cantidad de detalles. "Es un aliciente para los niños, entretenido además de novedoso. Se trata de una herramienta muy eficaz a la hora de promocionar la cultura y el turismo de calidad", destaca el fundador de Brainbox Entertainment, cuyo departamento de I+D está desarrollando dispositivos para potenciar el turismo cultural in situ en los escenarios monumentales y que, además, en breve, incorporará un sistema de captura de movimiento de 24 cámaras que permitirá recrear rituales religiosos y funerarios o batallas y, de esta forma, dotar de humanidad sus recreaciones arquitectónicas.

Para la reconstrucción virtual de entornos, desde Brainbox Entertainment proceden, en primer lugar, a analizar detalladamente la información inicial y a consultar fuentes especializadas en la materia. Por ello, a menudo arquitectos y arqueólogos, como es el caso de la catedrática Pilar León, de la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla, colaboran en la preproducción con los miembros de la empresa.

Una vez cotejados los datos y con una documentación científicamente irrefutable, comienza la labor técnica, en la que se da forma a lugares y acontecimientos hasta ahora sólo conocidos a través de los libros. Con la ayuda de varios programas de diseño en 3D, como Light Wave y Autocad, se levantan los mapas obtenidos mediante las planimetrías de los arqueólogos, con lo que los espacios adquieren volumen y empiezan a cobrar vida. Asimismo, también se combinan, en ocasiones, con imágenes reales de los escenarios sobre los que se trabaja. Conseguida la pieza animada, se genera la imagen final y el resultado es pasado a película para su exposición.

Con una demanda creciente, especialmente desde la museología y el sector público, la aplicación del 3D al turismo cultural abre las puertas a proyectos y negocios que aúnan nuevas tecnologías con turismo de calidad. Y es que, gracias a los avances en la técnica en tres dimensiones, ha proliferado una gran cantidad de dispositivos que ya abarcan, incluso, el ámbito doméstico. "El 3D, indudablemente, va a marcar un hito. En otras ocasiones ha habido intentos, como las famosas gafas azules y rojas. Pero esta vez ha venido para quedarse", afirman al unísono los miembros de Brainbox Entertainment.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios