"Me siento más poeta que narrador, pero leo más prosa"

  • La novela'Venturas y desventuras de un albañil enamorado', su último libro

Licenciado en Filosofía y Letras, sección de Filología Románica, Bernardo Ayuso Fernández desempeñó la cátedra de Lengua y Literatura en el Instituto del Kursaal, desde el curso 73/74 que llegó a Algeciras, procedente de El Ferrol, hasta jubilarse en 1995. La actividad docente la alternó siempre con la literaria, parcela en la que es autor de obras en poesía y prosa. La presentación de su último libro, Venturas y desventuras de un albañil enamorado, en los salones del casino algecireño, nos llevó a la entrevista.

-¿Qué número hace su último libro, Venturas y desventuras de un albañil enamorado?

-Es el sexto de los que llevo escritos, entre poesía y prosa.

-Denos los títulos, por favor.

-Verá. Curiosamente, tengo tres de cada modalidad. En poesía el primero fue Ladanza de las voces perdidas, editado en la colección Sur y Remo, que dirigía el poeta algecireño Fernández Mota; le siguieron Las riberas del aire y Sonetos en libertad.

-Denos ahora los de prosa.

-Los de prosa son un ensayo sobre Análisis de algunos matices femeninos de la Literatura Hispánica, Resonancias, que escribí para mis alumnos de COU, con miras a comprender la forma de efectuar comentarios de texto, que debían hacer en los exámenes de selectividad, y el tercero comentado de Venturas y desventuras de un albañil enamorado, dentro de la modalidad de novela.

-¿Cual es su trama argumental?

-Como su título indica, trata sobre la vida de un albañil, enamorado del trabajo y, en especial, de su profesión. Se desarrolla en Madrid, Costa del Sol, Ceuta y Algeciras, donde intervienen alumnos míos como protagonistas.

-¿Usted qué se siente más, poeta o prosista?

-Me siento más poeta, pero curiosamente soy más lector de narrativa que de poesía.

-¿Tiene previsto escribir algún nuevo libro de poemas, o en prosa?

-De momento, no. La poesía, aunque para mí es más fácil, desde la muerte de mi mujer se ha tornado muy dolorosa, triste, desgarradora... En prosa es posible que aborde uno nuevo porque con la narrativa me evado mejor anímicamente, de mis pesares y sufrimientos.

-¿Cuáles son sus poetas preferidos?

-Tengo tres, por encima de todos: Juan Ramón Jiménez, Miguel Hernández y Luis Cernuda; sin olvidar a otros muchos como Antonio Machado, por ejemplo.

-Lorca, Alberti...

-No puede negarse su valía pero, para mí, tienen menor interés. Han alcanzado mucho renombre, a mi juicio, por las marcadas connotaciones políticas de sus vidas

-Usted, peronalmente, ¿qué se siente más, docente o scritor?

-Sin duda docente; ésa ha sido mi vocación de siempre. Transmitir conocimientos e incidir con ellos en la formación de mis alumnos es algo que me ha servido para realizarme plenamente, como persona y profesional de la enseñanza.

-¿Podemos decir que la faceta de escritor es un complemento a la docencia?

-En parte sí. En mis escritos, sean en prosa o verso, pongo en ellos lo que pienso, siento, expreso mis inquietudes y me hace feliz pero, más aún lo fui en la aulas, con la transmisión de conocimientos a mis discípulos.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios