El pintor sanroqueño Isaac Cruces debuta con una muestra heterogénea

  • El autor expone a partir de hoy y hasta el día 30 en la galería municipal Ortega Brú una colección de influencia realista

Isaac Cruces, hermano del también pintor sanroqueño Carlos Cruces, debuta en la Galería Municipal de Arte Ortega Brú con una muestra heterogénea de sus cuadros, que podrán verse desde hoy (21.00) y hasta el día 30.

De retratos, paisajes urbanos y bodegones se nutre su obra, hiperrealista en principio, de gran exactitud en los detalles, contrastada con la irrealidad del efecto espacial y la capacidad de convertir en temas pictóricos los detalles visuales de la realidad.

En principio, porque en palabras del propio autor, su obra se acerca más al realismo que al hiperrealismo. El verismo de sus pinturas viene determinado más por el color que por el preciosismo del dibujo, que en ocasiones queda relegado por trazos de pintura que esbozan figuras. La soledad que transmiten las pinturas, la calma, la quietud, contrastan con el movimiento de la masa, el bullicio de los paisajes urbanos.

Es típico de su obra la utilización del color en masa, metiendo poco a poco capas de color, a partir de una fotografía. Pero no es sólo una copia de la realidad, sus cuadros poseen cualidades que van más allá de la mera trascripción de lo que se ve. Transmiten quietud o bullicio, sosiego o inquietud. Sus retratos dejan entrever los rasgos de personalidad de sus retratados de una forma notable, con una intensidad psicológica de gran calado.

Es de reseñar el gusto del autor por la luz, con variaciones de intensidad según la incidencia horaria en las pinturas. Otra constante de su obra es la búsqueda del contraste a través del color, rompiendo un poco la armonía de los tonos azulados de su paleta.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios