314 sábados sin cine

  • El 1 de febrero del año 2005 cerró sus puertas la última sala de proyección del séptimo arte en gran pantalla en Algeciras. Seis años después el futuro aún se muestra incierto

Comentarios 6

La última escena de La Semilla de Chuky puso un punto y final incierto al cine en Algeciras el 1 de febrero de 2005. Las puertas del multicines Las Palomas se cerraron dejando huérfanos de salas de proyección a los grandes éxitos venideros del séptimo arte. Ocho años de esplendor en decadencia dejaron a la ciudad a falta del motor cultural en formato de gran pantalla. Precisamente hoy se cumplen seis años del cierre, bien entendida como la crónica de una muerte anunciada.

Desde aquel martes de 2005, día en el que se vendió esa última localidad para ocupar una butaca, han sido 314 los sábados que la ciudad ha permanecido sin salas de cine. Desde el momento en el que se echó el telón, ya las especulaciones sobre la vuelta estaban servidas. A las doce de la noche dejaron de rodar las bobinas de proyección pero eso no frenó los comentarios sobre una posible ocupación de esas mismas instalaciones de siete salas por una nueva empresa que impulsara nuevamente el consumo de cine en la ciudad.

Los ciudadanos de Algeciras, a partir de ese día, se han visto condenados al uso del transporte para poder ocupar un asiento ante una pantalla grande. El cierre por defunción de las salas obligó a trasladarse en su momento a La Línea o Los Barrios -éste último ya es el único complejo de proyección de cine actualmente en el Campo de Gibraltar-.

El multicines Las Palomas nació en 1996 dando un aire renovador al consumo del séptimo arte en Algeciras, pasando a ofrecer al espectador hasta siete salas con una variedad más que justificada teniendo como precedentes los cines Lis y Baluarte y el Magallanes con dos salas. Los primeros apenas aguantaron el envite de la novedad, pero el Magallanes acabó por decir adiós a la ciudad en el año 2000 dejando el monopolio a Las Palomas.

Aunque su posterior cierre dejó un aura de incredulidad entre los ciudadanos, conscientes de que esta situación debía ser cuanto antes solucionada, bien es cierto que el calendario ha cambiado hasta seis veces de número.

El proyecto de construcción de un nuevo centro comercial en Pajarete empezó a despertar del letargo a los cinéfilos. En marzo de 2007 se colocó la primera piedra del actual Puerta Europa. El entonces alcalde de Algeciras, Tomás Herrera, afirmó que el cine volvería al año siguiente -el 2008- augurando así el final también de estas obras. Uno de los objetivos que marcaba este ambicioso proyecto era recuperar el séptimo arte pero se mantuvo, pese a la voluntad verbal, en la sombra del olvido.

El centro comercial ya es una realidad en Algeciras y ha consolidado su oferta entre los ciudadanos pero, pese a las continuas especulaciones que nunca han dejado de suscitarse, aún no ha sido nunca confirmada una apuesta por la adecuación de salas de cine en estas instalaciones.

El cine y el teatro, los dos extremos de la balanza del arte de la interpretación, caminan a la par, ni siquiera hay desequilibrio . El futuro del cine se pasea con incertidumbre por la ciudad mientras que los algecireños siguen impulsando este arte, llámese séptimo. El teatro, ante la próxima reapertura del Florida, permitirá desequilibrar al menos la balanza con su puesta de largo en marzo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios