La prueba de amor del faraón

  • Hany Mostafa reproduce en el Pabellón de la Navegación de Sevilla la fachada del templo de Nefertari, que Ramsés II levantó en honor a su esposa

Ramsés, rey de reyes llega a Sevilla. Lo hace a través de las obras del escultor y artesano Hany Mostafa, quien presentó ayer esta exposición cargada de arte egipcio en el Pabellón de la Navegación.

La muestra, que inaugura el artista junto a su socio Amr Gaber, acerca al viejo continente una pieza que nunca ha sido vista a lo largo de este territorio: la réplica de la fachada del templo de Nefertari.

Para la elaboración de esta obra que cuenta con seis metros de altura y catorce de anchura, el creador egipcio dedicó once meses, además de contar con una mano de obra de cinco trabajadores. "La mayor dificultad que encontré trabajando en la fachada del templo fueron las inscripciones", confesó el autor, que ha mantenido todos los detalles de las escrituras en egipcio antiguo como en el original.

Destaca también de este templo, cuya elaboración fue obra del faraón Ramsés II en honor a su esposa Nefertari, la escala de la figura femenina que, a diferencia de otros edificios de la época, "iguala las dimensiones de las esculturas del faraón, símbolo de la admiración que éste poseía hacia su esposa y del poder del que la dotaba", explicó ayer Hany Mostafa durante la presentación de su obra.

Con esta exposición, vuelve a Sevilla su anterior trabajo, la réplica del templo de Abu Simbel en la cual invirtió cinco años de trabajo. El visitante puede adentrarse en las tres estancias de esta colosal edificación que cuenta con una altura de seis metros, trece de anchura y veinticuatro de profundidad, dedicado a los tres grandes dioses del reino (Amón, Rá, Ptah) y al propio Ramsés II, quien ordenó bajo su mandato también la construcción de este templo.

El largo reinado de este faraón, unido a la tiranía que encarnaba han conseguido que hayan sobrevivido al paso de los siglos numerosos vestigios de su reinado.

A esta exhibición del legado de Ramsés, Mostafa ha sumado también la réplica del tercer sarcófago de Tutankamón, el más lujoso de los tres, que se fabricó en oro macizo como símbolo de su poderío.

Más de medio centenar de pequeñas reproducciones de arte egipcio, donde se encuentran desde barcas y mobiliario, ornamental y sacro, hasta utensilios de belleza que ilustran la vida cotidiana del Egipto de los años 1000-1500 a.C, completan el conjunto.

"Todo lo egipcio gusta", declara el artesano. Esta popular atracción por la historia de Oriente Próximo, junto a la devoción que siente hacia su cultura materna, son los motivos que le han llevado a desarrollar este tipo de trabajos. Concretamente, se decantó por los templos construidos bajo el reinado de Ramsés II "ya que son fácilmente identificables y a pesar de ello, de difícil acceso incluso para los turistas que visitan Egipto".

En otras exposiciones anteriores, relató el autor, "ha habido visitantes que se han emocionado al ver desde tan cerca la representación de un templo".

La visita a la exposición Ramsés, Rey de Reyes, que estará en la Cartuja hasta el 31 de mayo de 2016, cuenta con un itinerario guiado a través de la representación del templo de Abu Simbel, mientras que el resto del recorrido se podrá realizar de forma libre. El autor, que comienza esta nueva gira en Sevilla, tiene intención de exhibir durante los próximos siete años su obra por diferentes capitales del continente europeo .

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios