La proyección de tres filmes marca la primera jornada de concurso

  • Una película marroquí abre las jornadas en una sala habilitada en el colegio Guzmán · La última realización visualizada durante el día participa a concurso y representa a la isla de Madagascar

Tras el acto de presentación del V Festival de Cine Africano de Tarifa celebrada en la tarde noche del pasado viernes, la jornada de ayer reveló el festival como concurso cinematográfico y fueron tres realizaciones, de las siete proyectadas, los primeros de los 33 filmes que participarán durante los diez días del festival de las tres secciones a concursos: El Sueño Africano, Al Otro Lado del Estrecho y África en Corto.

Las jornadas de cine se abrieron con la película marroquí del realizador alauita, Ahmed El Maanouni; Les Coeurs Brûlés que fue proyectada en la sala habilitada en el salón de actos del colegio Guzmán.

La película narra la historia de Amin, un joven arquitecto que vive en París y que regresa a su ciudad natal para ver a su tío que le crió cuando quedó huérfano antes de que este muera. La vuelta a Fez, le reabrirá a Amin importantes heridas de su dolorosa niñez y le transportará en un profundo viaje interior en el que encontrar las respuestas a su frustración.

La película del director marroquí es una de los 12 largometrajes de ficción que participan de El Sueño Africano. Al igual que Namibia: The struggle for liberatión. Una coproducción de Namibia y Estados Unidos dirigida por el estadounidense, Charles Burnett y en la que se narra la subida al poder de Samuel Nujoma, primer presidente de Namibia. La lucha por la independencia de Namibia de la ocupación sudafricana. Una historia que con un hilo conductor más similar al documental que al largometraje recrea más de 60 años de historia mezcladas a partes iguales de realidad y ficción, que culminó con la independencia del país en 1990. El film realizado el pasado año fue proyectado en la sala del colegio de La Ranita a partir de las siete de la tarde.

La última de las proyecciones de ayer que concursan de este festival fue el cortometraje Tafasiry, que es la única representación a concurso de Madagascar y que obra del joven realizador Toky Randriamahazosoa que cuenta la desaparición de todos los jóvenes de una población costera tras la visita de un forastero. La proyección de esta última cinta se llevó a cabo en la sala de Santa María.

Otras cuatro realizaciones de distintos países africanos y enmarcados en algunas de las otras secciones fuera de concurso en que se divide el festival tarifeño, completaron una jornada, la de ayer, que arrancó de manera oficial el FCAT 2008.

Pero como así lo ha manifestado Mane Cisneros, directora del festival en repetidas ocasiones, "el FCAT 2008, es mucho más que cine. Es un foro cultural de las distintas manifestaciones artísticas de África y Tarifa su escenario".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios