En pocas palabras: Historia

La creciente mixtificación de términos históricos por políticos irresponsables al calor de la comparsa mediática, desemboca en abusos manifiestos y confusiones que permanecen. Cualquier conducta más o menos autoritaria se tilda de totalitarismo, cuando no directamente es tachada como fascista. El feudalismo está en la boca de todos pero no para designar un sistema de poder que se dio en la Europa medieval sino cualquier forma de atraso respecto a una difusa modernidad mal comprendida.

La autora de este libro repasa estos y otros muchos conceptos fundamentales del saber histórico. No demasiados. Los necesarios y comprensibles en 125 páginas para manejarse con soltura y propiedad en las aulas y en la calle. Cada entrada menciona el origen etimológico (genealogía, del griego ciencia de los orígenes) o historiográfico (v. gr., helenismo, concepto acuñado por el historiador J. Droyssen en 1877), se recuerdan los debates que generó la palabra y las variantes del análisis histórico: al hablar de la guerra, se explica la guerra justa, la guerra santa, la guerra fría y la guerrilla. Hay voces que condensan una verdadera lección de historia. Converso incide en el cambio de mentalidad que se dio en el siglo XIII que llevó a muchos judíos a abjurar de su fe, precisando el significado del criptojudaísmo, para terminar disertando sobre el concepto vulgar de marrano y sus consecuencias.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios