Un pletórico Perera liga una tarde redonda en Santander

  • El matador de toros extremeño, con autoridad y mando, corta cuatro orejas · El Fundi y El Juli fueron ovacionados · Corrida desigual de Joaquín Núñez del Cuvillo

El extremeño Miguel Ángel Perera redondeó una actuación en la que se mostró soberbio y triunfó con autoridad en la corrida celebrada ayer en la plaza de toros de Santander, saliendo en hombros por la Puerta Grande en una tarde pletórica en la que cortó un total de cuatro orejas. En el festejo, José Pedro Prados El Fundi fue ovacionado en su primero y silenciado en el otro toro y Julián López El Juli aplaudido en el segundo y ovacionado en el quinto. La corrida de Núñez del Cuvillo resultó desigual tanto en hechuras como en comportamiento.

El gran triunfador del festejo y de la feria de Santiago hasta el momento, el extremeño Miguel Ángel Perera, caló muy fuerte en el público en su primer toro, un astado jabonero, bajo y de buenas hechuras, que resultó noble, aunque duró poco. Perera abrió su faena, en la que primó la quietud, con muletazos por alto. En los pases hubo mando en tandas por ambos pitones. Algunos pases tuvieron enjundia y profundidad, bajando mucho la mano y dominando al astado. Lástima que el toro se apagase pronto. En el epílogo se lució en dos circulares. Se tiró para un estocada, que en colocación fue defectuosa, quedando algo caída.

Con el sexto, se mostró muy firme y realizó una faena maciza a un toro al que se impuso nuevamente con mando.

José Pedro Prados El Fundi tuvo un mal lote. Con el que abrió plaza, un astado que resultó complicado estuvo muy firme y aguantó mucho. El animal fue desarrollando sentido y el diestro madrileño lidió adecuadamente al burel, con muletazos en los que le tapó la cara.

En el cuarto, el diestro de Fuenlabrada volvió a cumplir con un astado complicado.

Julián López El Juli se mostró voluntarioso ante un lote descastado. Con el desrazado segundo estuvo centrado y coronó su labor con un inmenso volapié.

Con el quinto, un sobrero de Los Bayones, estuvo porfión y hubiera conseguido un trofeo de no fallar con los aceros.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios