Las piezas de los fondos, las primeras en llegar a Baelo

  • Desde la Consejería de Cultura precisan que el traslado de las obras que ahora están en el Museo de Cádiz no es una devolución ya que por ley los hallazgos se deben depositar en la pinacoteca

El Museo de Cádiz es una extraña bola de cristal que nos devuelve el pasado en vez del futuro, una máquina del tiempo, el álbum de fotos de una legendaria familia y un arca del tesoro donde se guardan -y también se exhiben- las cuentas de ese collar de valor incalculable que es el tiempo. El Museo es también un laboratorio. Un lugar de trabajo, de trasiego de objetos que salen y entran de sus almacenes, de sus paredes. Unos permanecen. Otros se van. Es el caso que nos ocupa. El de las joyas prestadas procedentes de las excavaciones de Baelo Claudia. Cerca de un centenar de piezas que retornarán a su lugar de origen. Las primeras en regresar serán las joyas ocultas, las que a día de hoy se guardan en los fondos del Museo de Cádiz.

Así lo aseguran fuentes de la Consejería de Cultura que "desde principios de este año 2011" están trabajando "en colaboración con el propio Museo de Cádiz y con el Centro de Interpretación de Baelo Claudia" en la localización, limpieza y preparación de los permisos de las piezas que "tras los trámites administrativos necesarios" se exhibirán en la sede ideada por el arquitecto Guillermo Vázquez Consuegra que se levanta en la ensenada de Bolonia.

Por eso, desde la delegación gaditana de Cultura de la Junta se insiste en que este proceso "no es una devolución, ya que las piezas nunca han sido sacadas de allí ilegalmente. Por ley, todos los restos hallados en excavaciones en la provincia de Cádiz deben ser depositados en el Museo de Cádiz. Luego se pueden ceder en préstamo o para exposiciones temporales", aclaran.

"Por este motivo, en el caso de Baelo, todos los hallazgos han sido depositados en el Museo de Cádiz. Hay algunas piezas que están expuestas en el Museo, y otras no. Llevamos tiempo trabajando para que todas las piezas que nos sea posible estén expuestas con el objetivo de que el público pueda disfrutarlas", confirman desde la delegación provincial que persigue "no sólo incrementar el número de visitantes al Conjunto Arqueológico de Baelo Claudia -que este año ha alcanzado el récord de visitas en 20 años- sino también ampliar el conocimiento de los ciudadanos sobre Baelo Claudia y nuestro pasado".

El proceso -que ya arrancó con la preparación de las piezas- está ahora en vías de trámites administrativos y "en principio", apuntan, "se llevarán al Conjunto las piezas que están en los fondos del Museo de Cádiz, porque hay piezas suficientes en estos fondos para que nos hagamos una idea de conjunto de cómo era y cómo se vivía en la ciudad hispanorromana a través de los objetos que la habitaron".

Así, en la delegación y en la pinacoteca gaditana han empezado a trabajar "para llevar estas piezas desde el Museo al Conjunto" aunque, aseguran, "deberán ser, luego, los técnicos los que estudien solicitar más piezas a otros organismos una vez que estén en Baelo las que estamos gestionando". Por tanto, no llegan a confirmar que piezas tan emblemáticas como la cabeza de Trajano y la estatua de Claudio I, que actualmente reinan y protagonizan el patio del Museo, salgan para Baelo en esta primera partida.

Y es que, aunque aún no se ha concretado el número de piezas total que serán depositadas en el Centro de Interpretación de Baelo Claudia, se baraja un centenar de objetos en el inventario. Así, entre los tesoros que se pueden ver en el Museo de Cádiz encontramos un pedestal epigrafiado de inscripción funeraria esculpido y una lápida, vasos de arcilla y utensilios de vidrio entre platos, cuencos y jarros, una ánfora de arcilla, un espejo de disco, un altar de bronce, unas pinzas de bronce y numerosas esculturas de mármol. Pero, como se ha precisado, no todas estas joyas llegarán al centro del yacimiento de Bolonia en esta partida.

También recuerdan desde la delegación provincial de Cultura que el Centro de Interpretación y Recepción de Visitantes de Baelo Claudia -inaugurado en diciembre de 2007- ya dispone "de todos los requisitos técnicos que indica la ley para albergar estas piezas: almacenes con cámaras de vigilancia, extractores de aire, deshumidificadores, alarmas, estanterías, vitrinas, armarios...", enumeran, además de apuntar que "el centro también tiene un taller de restauración y arqueólogos para la catalogación e inventario de las piezas".

Con este trabajo de recolocación de los hallazgos también se da respuesta a las peticiones de la asociación de vecinos de Bolonia que reclamó hace unas semanas a la delegación de Cultura las piezas halladas en el conjunto arqueológico que estaban fuera de la ciudad, tanto en el Museo de Cádiz como en el Museo Arqueológico Nacional en Madrid. Como informó este periódico hace unos días, estas medidas también cuentan con el apoyo del colectivo tarifeño Mellaria que entiende que la petición se ajusta al derecho de los territorios de contar con el patrimonio monumental y arqueológico cuando se cuenta con las infraestructuras necesarias. La delegación, como se ha podido comprobar en su respuesta, contesta con la ley que obliga a que los hallazgos pasen por el Museo de Cádiz. Lugar de tránsito. Las piezas partirán. ¿Cuándo? El interrogante aún sigue abierto. ¿Cuántas? ¿Cuáles? Habrá que esperar.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios