Las peñas flamencas lamentan la "falta de sensibilidad" de las administraciones

El presidente de la Confederación Andaluza de Peñas Flamencas, Francisco Viedma, lamentó ayer la "falta de sensibilidad" de las administraciones con el tejido asociativo, al que consideran "la hermana pobre", cuando se cumplen siete años de la declaración del flamenco como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad de la Unesco.

"Este reconocimiento es positivo en cuanto que tiene un valor internacional", aunque el flamenco "ya era internacional antes de esta declaración", afirmó Viedma, añadiendo que "siempre es bueno que tenga este título también por escrito". No obstante, en el momento actual, el presidente de la confederación cuestiona la "implicación" de la Consejería de Cultura con el flamenco, porque "aun siendo importante, en otras comunidades con otras manifestaciones artísticas y culturales se implican más".

Así, incide en que el tejido asociativo "es la hermanita pobre" y añade que pese a que cuando salen en los medios de comunicación a los políticos de todas las administraciones "se les llena la boca y nos ponen por las nubes, la realidad es otra". "El flamenco tiene que tener un apoyo económico o artístico para que las peñas puedan desarrollar su labor, hasta ahora muy escasa", asegura. En este sentido, lamenta que las peñas "no se reconozcan aún como instituciones en el nomenclator a nivel de Andalucía y España", un extremo que llevan años reivindicando, e insiste en que aunque "es mucho lo que se dice", las peñas, que son el "sostén" del flamenco todo el año, "tienen que malvivir por falta de apoyo de las instituciones".

"Nos sentimos la hermana pobre. En el presupuesto del Instituto Andaluz del Flamenco la parte que representa el tejido asociativo es la mínima", concluye.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios